Redacción Gedesco | 1 Septiembre 2015 | General

¿Vivir en el mismo lugar en el que se trabaja?

¿Vivir en el mismo lugar en el que se trabaja?

Está surgiendo una nueva modalidad de trabajo en Estados Unidos que, seguro, creará polémica en Europa, si en algún momento alguna empresa se atreve con ella. Nos estamos refiriendo al coliving. Una forma de vida que plantea vivir en la oficina. Vivir en el mismo lugar en el que se trabaja de forma literal. Sus defensores aseguran que supondría un ahorro de tiempo y un aumento de la conciliación de la vida laboral y personal. Sus detractores echan en falta una línea que divida claramente ambas esferas.

El polémico concepto está implantándose lentamente al otro lado del charco. Para conseguirlo, sus defensores y diseñadores han conseguido crear espacios que garantizan la convivencia de varios trabajadores, en su mayoría emprendedores, los cuales realizan sus tareas labores en la misma casa en la que viven. Estos lugares de coliving están enfocados a la interacción y las propuestas creativas de los emprendedores, a la vez que no tienen que buscarse un lugar donde alojarse cuando acaba su jornada laboral. Podríamos definirlo, por tanto, como una evolución del coworking que incluye también la vida personal de los profesionales que comparten oficina.

En el lado positivo de la balanza, el ahorro que supone el tener que pagar el alquiler de una vivienda particular. En el lado negativo, la desaparición total de cualquier intimidad o privacidad.

Objetivos del coliving

Surge con la intención de crear en el hogar un ambiente creativo que invite a todos los emprendedores a participar en las nuevas propuestas de negocio. La interacción con otros trabajadores durante las 24 horas del día favorece la colaboración y el surgimiento de nuevas ideas mediante el intercambio de información y conocimientos. Las casas de coliving están diseñadas para que sus inquilinos hagan un uso eficiente de los recursos y el espacio, mientras desarrollan su trabajo en un ambiente propicio a la creatividad.

Cómo funcionan estas comunidades

Los residentes de las casas de coliving están unidos por intereses comunes: gestión colaborativa del espacio, la coordinación de actividades que les beneficie en su ambiente de trabajo y la disposición a compartir los recursos a su alcance. El coliving no está destinado a un solo emprendedor, sino que implica la convivencia entre varias personas involucradas con su trabajo.

Perfil más adecuado

Va dirigido a todo trabajador o emprendedor dispuesto a vivir en un hogar en el que se propicie un ambiente que invite a sus residentes a participar activamente en nuevos negocios. Se busca fomentar una actividad y participación constante y muy creativa. Estas personas desean encontrar en su hogar un lugar lleno de propósitos e intenciones. Las casas de coliving suelen ser ocupadas por profesionales, empresarios, artistas, creativos y fabricantes.

Empresas pioneras en esta forma de vida

WeWok es el principal ejemplo de Coliving de Estados Unidos. WeWok alquila espacios de coliving a emprendedores, freelance, profesionales independientes, e incluso, startups. Actualmente, cuenta con 50 casas de este tipo en San Francisco, las cuales están ocupadas, en su mayoría, por emprendedores relacionadas con el sector tecnológico.

Los espacios de coliving establecidos abarcan dos tipos de opciones. Por un lado, están las comunidades intencionales de trabajadores que comparten el lugar de trabajo con su hogar. Y, por el otro lado, los llamados hacker hostels, lugares de coliving ocupados por programadores y emprendedores en busca de un sueño concreto que ya no solo comparten hogar, sino también habitación.

La intención de WeWok no es traer el trabajo a casa, sino crear un lugar de trabajo tan atractivo que cree en sus residentes el sentimiento de no querer abandonarlo. En otras palabras, crear una oficina en la que se quiera vivir. De esta forma, los emprendedores se ahorran tiempo en los desplazamientos, el cual pueden destinar a su trabajo para logar la prosperidad de su negocio a cambio de no disponer de intimidad.

Y tú, ¿estarías dispuesto a vivir en el mismo lugar en el que trabajar?

 

Otras noticias de interés

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.