Redacción Gedesco | 23 Septiembre 2016 |

El confirming al detalle: funcionamiento y ventajas

Confirming Gedesco la solución para tu empresa

El confirming es una operación muy parecida al factoring, pero que parte de la empresa cliente. En el factoring, una empresa denominada cedente contrata los servicios de una entidad financiera, llamada factor, para adelantar el cobro de las facturas pendientes con la empresa cliente.

El confirming es similar, pero en una dirección distinta. Se trata de que la empresa factor se haga responsable del pago final a proveedores, por parte de la empresa cliente, la cual suele retrasarse en los pagos. Por eso son interesantes las operaciones de factoring y confirming, pues evitan el riesgo de las operaciones comerciales y, además, permiten cobrar antes.

El confirming para las empresas

Busquemos un ejemplo. En el factoring, si tu empresa tiene unas facturas pendientes de pago por unos productos, puedes acogerte al servicio de factoring de una entidad financiera. Esta te adelanta el dinero y asume el riesgo comercial (en el caso del factoring sin recurso), recibiendo por ello una cantidad de dinero.

En el confirming es la empresa cliente, la que te ofrece acogerte a una solución para recibir el dinero por una empresa factor. El cliente informa de que va a tardar, por ejemplo, 90 días en efectuar el pago. Si la empresa proveedora necesita el dinero ya, puede aceptar la solución de confirming ofrecida por el cliente, y cobrar antes de esos 90 días.

Se trata de una alternativa a otros sistemas de pago muy parecida al factoring. Permite simplificar los trámites administrativos y financieros y ofrecer financiación a los proveedores. La cantidad que recibes de la entidad factor, en este caso la que te adelanta el dinero en el confirming, es menor. Pero te permite tener el dinero en el momento.

Ventajas del confirming

La principal y clara ventaja es la obtención de liquidez, pero existen otras. Este servicio de confirming no consume capacidad de endeudamiento propio y no está sujeto al AJD, que es el impuesto de Actos Jurídicos Documentados. Te ahorras ese proceso. Ya no tienes que temer por el riesgo del impago de tus clientes y además tienes unas condiciones preferenciales en la financiación.

A la empresa cliente, la que tiene que pagar las facturas, se le debe pagar una pequeña comisión debido a los servicios prestados por la gestión de los pagos. La empresa factor se lleva un porcentaje de interés sobre el importe y por el plazo anticipado.

Por su parte, la empresa que activa el confirming se asegura contar con una mejor reputación de cara a sus proveedores. En este tipo de relaciones comerciales, es importante mantener una relación fluida y de confianza. Cuestión que se consigue con el uso de esta fórmula, pues se acortan los plazos de pago considerablemente.

Otra ventaja es que la empresa factor gestionará todos los procesos, por lo que le simplifica los trabajos administrativos, al ceder las gestiones relacionadas con los pagos de facturas pendientes.

Al finalizar el proceso de confirming, la entidad financiera factor debe notificar a la empresa proveedora los anticipos efectuados. Al llegar el vencimiento correspondiente de la factura, se adeuda el importe total de los pagos ordenados o se facilita su financiación a un tipo preestablecido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.