Redacción Gedesco | 11 Agosto 2014 |

La unión bancaria en Europa se acerca a la realidad

unión-bancaria-economía-financiación-sector-financiero-europa

Después de años de rumores sobre la posibilidad o no de establecer una unión bancaria, parece que ya está listo todo el engranaje. Y es que desde que la crisis se extendiera como un polvorín por las economías europeas (por unas más que por otras) parece que las voces que pedían una unión bancaria europea se hacían cada vez más y más fuertes.

Unos tildaban esta unión bancaria de irrealizable, mientras que otros la ofrecían como la solución a todos nuestros problemas. ¿Funcionará finalmente esta unión bancaria y será tan medicinal para la economía como nos hacen creer? El tiempo lo dirá. Mientras tanto, analicemos hasta dónde se ha llegado a día de hoy.

Desarrollo de la unión bancaria

Fue en 2012 cuando se inició realmente este proceso de unión bancaria, que muchos consideran como un exceso de cesión de la soberanía nacional y otros creen que es insuficiente.

Una mayor regulación del sector financiero y la posibilidad de hacer frente a futuras crisis financieras como un bloque, reduciendo así los efectos sobre las economía menos fuertes, son dos de los motivos que más han pesado para seguir avanzando en esta unión bancaria.

Hace unos meses ya que se inició el primero de los tres pilares de este proceso, la creación de un supervisor único, labor que asumirá el BCE a partir de noviembre tras analizar la situación financiera de los principales bancos europeos. Otras medidas como la creación de un fondo para financiar quiebras y reestructuraciones o el refuerzo de los sistemas nacionales de garantías de depósitos no entrarán en vigor hasta el 2015.

Necesidad de apoyar otras formas de financiación

Pero por mucho que se avance hacia la unión bancaria, no hay que dejar de lado que hay otros sectores financieros que pueden ser igualmente importantes y que pueden ayudar mucho a las empresas. Hablamos, como en otras ocasiones, de la financiación alternativa. Es necesario que las autoridades no dejen de lado las formas de financiación diferentes a la banca, porque las empresas no lo hacen y es patente su importancia cada vez mayor en la economía.

La regulación del sector financiero será mejor en tanto en cuanto se consideren todas las formas de financiación que existen en la economía y no solo la bancaria, ¿no crees?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.