Redacción Gedesco | 12 Diciembre 2015 | General

Tipos de leasing y en qué consisten

Tipos de leasing y en qué consisten

El leasing es un contrato a través del cual, un arrendador cede el derecho a utilizar un determinado bien a un arrendatario, a cambio del pago de rentas en concepto de alquiler, durante un tiempo determinado. Es decir, es un contrato de alquiler en el que una persona cede a otra un bien para que pueda utilizarlo a cambio de una cuota periódica. Al finalizar el contrato, el arrendatario (quien ha estado utilizando este bien) tiene la opción de comprarlo a un precio determinado, devolverlo o renovar el contrato de arrendamiento.

El proceso consiste en que una empresa o persona ceda a otra el derecho de uso de un determinado bien a cambio de una cuota. Lo que le diferencia principalmente de un régimen habitual de alquiler es la comentada posibilidad de que al finalizar el periodo de leasing el arrendatario puede comprar el producto. Una vez entendido el concepto, pasamos a revisar los tipos de leasing existentes:

Se dan tres tipos o modalidades, que explicamos a continuación:

  • Leasing financiero. En este tipo de leasing, la sociedad se compromete a entregar el bien para arrendarlo, pero no se encarga de su mantenimiento, o si fuera necesario, de su reparación. El cliente que arrenda el bien está obligado a pagar el importe por el alquiler durante todo el periodo de validez del contrato, sin la posibilidad de rescindirlo de manera unilateral. Cuando finaliza el contrato, el cliente podrá comprar o no el bien que ha tenido arrendado.
  • Leasing operativo. Esta modalidad se refiere al arrendamiento de un bien durante un tiempo determinado, pero que puede ser revocado por el arrendatario en cualquier momento, con un previo aviso. El objetivo de este tipo de leasing es facilitar el uso del bien que se alquila a base de proporcionar el mantenimiento de ese bien, y reponerlo cada vez que se lancen nuevos modelos tecnológicamente mejores o más avanzados.
  • Leasing lease-back. Este leasing consiste en la venta del bien al arrendador. Es decir, el bien que se alquila es propiedad del arrendatario, quien se lo vende al arrendador para que se lo ceda (se lo alquile de nuevo) al arrendatario. Es decir, si el individuo A tiene un coche, se lo vende al individuo B, para que B se lo alquile de nuevo a A. Suele darse en momentos en los que se necesita liquidez, pero el bien para arrendar es necesario para la continuidad de la empresa. Con esta solución se consiguen ambas cosas.

Ventajas del leasing

Optar por un leasing es una manera de amortizar un bien en beneficio de una empresa. No solo lo utilizan corporaciones en las que se necesita liquidez, sino que las empresas muy solventes sacan partido de este tipo de contratos. Para aquellos usuarios que utilizan bienes muy avanzados es una oportunidad para poder probar todo tipo de bienes con un fuerte progreso tecnológico, y reducir el riesgo de obsolescencia tecnológica. Además de ello, el leasing tiene otra serie de ventajas con respecto a otros tipos de financiación:

  • Las cuotas se consideran gasto deducible.
  • En el leasing se permite la financiación del 100% del bien.
  • No es necesario hacer un desembolso inicial.
  • No aparece en el balance, por lo que no se modifica el ratio de endeudamiento, y se mantiene la rentabilidad económica sobre activos fijos.
  • Se consiguen descuentos por pago al contado.
  • Hay opción a compra.
  • Es un contrato rápido.

Otras noticias de interés

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.