Redacción Gedesco | 3 Junio 2016 | General Soluciones Financieras

Tipos de administradores. Descubre sus funciones

Tipos de administradores de una sociedad, en la imagen podemos ver los tres tipos de administradores: El solidario, el mancomunado y el concursal.

A continuación vamos a repasar tres tipos de Administradores que podemos encontrar en una organización empresarial.

Es un análisis de tipo legal, con las funciones que puede realizar un administrador concursal o uno mancomunado, por ejemplo. Es decir, no pretendemos hablar de estilos o perfiles sobre cómo gestionar una empresa, cuestión que estaría más relacionada con el ámbito de los recursos humanos.

El objetivo es determinar las funciones legales de ciertas figuras administrativas, que surgen de forma reglada según las circunstancias de la empresa. En concreto, analizamos a continuación al concursal, al mancomunado y al administrador solidario.

 

El administrador concursal

Administrador concursal y sus principales y más importantes características: 1 solo miembro, cobra una retribución y tiene carrera en el ámbito concursalComo habréis podido adivinar, esta figura se reconoce legalmente en el momento en el que una empresa entra en concurso de acreedores. Esta situación excepcional, requiere también de medidas especiales, con el objetivo de asegurarnos que se cumplen las funciones y pasos que marca la normativa cuando una empresa entra en concurso.(¿Sabes lo que hacer cuando un cliente entra en concurso de acreedores?)

Su principal función será supervisar que se cumple la mencionada normativa. Debe dedicar tiempo a la relación de créditos y acreedores, con la intención de buscar una posible reordenación de deuda, en una segunda fase. Deberá además realizar un inventario de la corporación que se encuentra en esta situación.

Para ser administrador concursal es necesario ser abogado con, al menos, cinco años de experiencia, y que haya acreditado formación específica en Derecho Concursal. Si no es el caso, puede ser un titulado mercantil, economista o auditor de cuentas, aunque también con cinco años de experiencia y que haya tenido relación en su carrera profesional con el ámbito concursal.

 

Administrador mancomunado

Administrador mancomunado en una sociedad, tiene poder limitado, pueden haber varios administradores y necesita todas las firmas del consejo para ejecutar.La segunda figura que sometemos a análisis es la del administrador mancomunado. Dentro de las opciones que vamos a analizar, es el que más limitado está en la toma de decisiones, pues necesita contar con el apoyo firmado de todos los miembros del consejo para ejecutar cualquier acción.

Pueden existir varios administradores mancomunados, que estarán especializados en áreas concretas de gestión de un negocio. Es una figura opuesta al administrador solidario, que como veremos a continuación tiene unas cotas de poder y una facilidad en la toma de decisiones mucho mayor.

Aun así, es una figura muy común en sociedades claramente divididas al 50%, no sólo en cuanto a capital, sino también en cuanto a funciones que desempeñe cada uno de los Administradores. Permite mantener un mayor control de lo que realiza la otra parte, favoreciendo además una toma de decisiones bajo consenso.

 

Administrador solidario

Infografía del administrador solidario, tiene poder total, es fundamental para la corporación y pueden haber varios administradores.Como hemos adelantado, sería una figura opuesta al mancomunado, en el sentido de que el administrador concursal puede tomar decisiones sin necesidad de contar con el apoyo por escrito de otros socios.

Su poder es total, en tanto en cuanto la Ley le permite obligar a la empresa frente a terceros. Dicho de otro modo, el administrador solidario puede, por ejemplo, firmar contratos de ejecución de trabajos con otras empresas en nombre de la sociedad de la que es Administrador.

Es una figura de una relevancia absoluta dentro de una corporación. De hecho, los administradores solidarios sólo pueden nombrarse por los miembros que forman parte de la Junta de Socios de una empresa. Le están otorgando plenos poderes a esa persona para dirigir la corporación.

Esto convierte a la organización en cuestión en un ente más ágil, aunque también queda al amparo de una gestión unipersonal. La toma de decisiones importantes queda en manos de una única persona, que podrá decidir qué hacer y qué no, aunque el resto de socios no esté de acuerdo.

 

Otras noticias de interés

  • Las 5 ventajas del FactoringLas 5 ventajas del Factoring Si quieres conocer las ventajas clave del servicio de factoring, a continuación te contamos las principales ventajas por las que cada vez son más las empresas que encuentran en el […]
  • financiaciónCómo financiarte con tus propias facturas Cuando una empresa emite una factura, no quiere decir que vaya a cobrarla de inmediato, por ello ,es importante contar con un servicio financiero como el factoring, mediante el cual puedes […]
  • Qué es la prescripción de impuestos y cuándo se daQué es la prescripción de impuestos y cuándo se da Existe un plazo legal para reclamar a una empresa que no ha realizado el pago de un impuesto determinado. Si en dicho periodo no se reclama dicho pago, puede prescribir. Hay que tener en […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.