descontamos pagarés de esta empresa
Redacción Gedesco | 21 Enero 2013 |

Sobrevivir al pinchazo de la construcción: Grupo Alapont

¿Qué hacer cuando el sector para el que trabajamos se desploma por completo en el país en el que vivimos? Hay pocas opciones: o nos hundimos con el barco o variamos el rumbo de la navegación, sea cambiando de sector o cambiando de país.

A este dilema se enfrentó recientemente el Grupo Alapont, una empresa familiar valenciana dedicada a ofrecer soluciones logísticas (plataformas industriales, contenedores, abrigos aislantes, deshumificadores) y soluciones de elevación (ascensores y escaleras mecánicas) al sector de la construcción. Un ámbito de negocio que, como es bien sabido, ha sufrido algo más que un “pinchazo” en España, lo que llevó a esta pyme, como a tantas otras, a replantearse su situación. Parecía claro que esta compañía no iba a poder seguir viviendo de vender ascensores en la región valenciana, así que comenzó a mirar al exterior. Así, adquirió la división de escaleras mecánicas de la multinacional francesa CNIM y empezó la internacionalización a través de sus clientes habituales, como Sacyr o Isolux. En poco tiempo, esta nueva estrategia logró dar provechosos frutos.

El grupo Alapont fue fundado por José Alapont Bonet en Alzira (Valencia), donde tiene su sede, hace más de 40 años. Desde entonces ha seguido una sólida trayectoria que le ha llevado a obtener diferentes premios y distinciones de prestigio a nivel nacional, como el reconocimiento a la trayectoria empresarial que le concedió la Cámara de Comercio de Valencia en el año 2004. En la actualidad, gracias a esta expansión internacional, tiene especial presencia en países de Europa del Este y América Latina, como Polonia, Bulgaria, Marruecos, México y República Dominicana.

Y, sobre todo, Francia. Como declaró Jorge Albelda, el director de internacionalización de la compañía, en este reportaje, en tres años han logrado que Francia represente el 50% de sus ingresos. Entre los proyectos que han llevado a cabo en el país vecino, destaca su reciente participación en la semana de la moda de París. El grupo recibió el encargo de diseñar y construir las escaleras mecánicas que dominaron el escenario del desfile que la firma Louis Vuitton celebró en unos de los lugares más emblemáticos de la capital gala: el Museo de Louvre. Además, el pasado verano cerró un contrato por cerca de 3 millones de euros para la renovación de 35 ascensores en distintas estaciones de metro de Toulouse.

Sin duda, un paso adelante que ha llevado a la empresa a calcular que, el año que viene, podrá obtener hasta un 70% de su facturación en el extranjero. Buenos augurios para una empresa española relacionada con un sector que en su país vive uno de sus momentos más sombríos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.