Redacción Gedesco | 27 Noviembre 2014 |

¿El futuro pasa por las smart city?

¿El futuro pasa por las smart city?

Algo está cambiando en la percepción que tenemos del mundo. Y es que con el cambio climático que no solo está llamando a nuestras puertas, sino que ya se ha instalado en nuestros salones, cada vez son más las voces que piden un modelo productivo diferente, más sostenible y respetuoso con el medio ambiente.

En este ámbito, surgen una gran cantidad de conceptos que no habíamos escuchado nunca pero a los que nos tendremos que acostumbrar, porque se van a convertir en básicos en nuestro vocabulario. Uno de ellos es el de smart city, a la que vamos a dedicar el artículo de hoy. ¿Has oído hablar de ella?

Qué es una smart city

En el proceso de adaptación que debe llevarse a cabo para minimizar los efectos del cambio climático, las ciudades desempeñan un papel fundamental debido a que producen la mayor parte del gasto en energía y son las que más contaminan. Por ello, es por ahí por donde hay que dirigir mayores esfuerzos y por lo que precisamente surge la idea de la smart city.

Palabras como nuevas tecnologías, eficiencia, inteligencia, ahorro o sostenibilidad vienen asociadas a este término. La Wikipedia lo define como “un tipo de desarrollo urbano basado en la sostenibilidad que es capaz de responder adecuadamente a las necesidades básicas de instituciones, empresas, y de los propios habitantes, tanto en el plano económico, como en los aspectos operativos, sociales y ambientales”.

Posibles ventajas de las smart city para las empresas

¿Y cómo se pueden beneficiar las empresas de la puesta en marcha de la smart city? Antes de nada, hay que destacar que las empresas deben desempeñar un papel muy importante en este tipo de proyectos, ya que desde hace unos años se ha puesto de manifiesto la importancia de la Responsabilidad Social Corporativa.

Pero las smart city no solo deben ser una necesidad para las empresas por el hecho de adquirir un compromiso medioambiental con la sociedad, sino que también pueden tener ventajas económicas y productivas para el negocio.

En primer lugar, las empresas tendrán un mejor aprovechamiento de los recursos de los que disponen, por lo que mejorará la eficiencia productiva. Esta eficiencia se traducirá a su vez en un ahorro para la empresa, ya que le permitirá gastarse menos en suministros necesarios para la producción, como el agua o la luz. ¿Estás preparado para que tu empresa forme parte de las smart city?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.