Redacción Gedesco | 28 Junio 2016 |

Repercusión del Brexit para las empresas

Caída de la libra tras el Brexit

Reino Unido ha votado sí a la salida de Europa. Esto ya ha tenido graves consecuencias para las Bolsas y para la economía en general pero, ¿cuál será el escenario a medio plazo? ¿Cómo se verán afectadas las posibilidades de hacer negocio en el Reino Unido desde España o desde otros países de la Unión Europea? Analizamos a continuación cómo quedará la situación a nivel empresarial.

La caída de la libra

Reino Unido está obligado a depreciar el valor de su moneda para ser competitivo. El euro y el dólar ganan valor con la entrada del Brexit a corto plazo. ¿Qué consecuencias tiene esto para las empresas europeas? A corto plazo, los productos españoles han pasado, de la noche a la mañana, a ser más caros para un británico. Es decir, las exportaciones que pueda realizar una empresa española, o de la Unión Europea, hacia Inglaterra son ahora más caras y, en consecuencia, menos competitivas. En consecuencia, corremos el riesgo de que caigan las ventas de las empresas españolas que exporten a Reino Unido, puesto que el mismo producto será ahora más caro, por lo que comprarán estos productos a empresas del propio país, en lugar de importarlo.

Por lo tanto, la caída de la libra es una mala noticia para las exportaciones y la economía española.
¿Qué pierden las empresas europeas tras el Brexit?

Otras consecuencias para las empresas españolas y europeas

  • Europa pierde a uno de los socios económicos y comerciales más importantes.
  • Se vuelve al régimen de importaciones y exportaciones, un sistema más lento y costoso.
  • Las condiciones financieras se endurecen por la incertidumbre de la estabilidad política.
  • Irlanda, Bélgica y Holanda, los países con más demanda británica, son los más expuestos a sufrir económicamente.
  • La política se expone a que, si el Brexit funciona, los ciudadanos vean inviable proseguir con la moneda única (el euro).
  • La bolsa cae y la prima de riesgo sube.

¿Y qué pierde Reino Unido a corto plazo?

Existe la posibilidad de que Reino Unido cuente ahora con una relación estrecha con la UE – como Noruega – pero manteniendo la separación de la UE. También podría darse una separación completa. En este caso, la Organización Mundial del Comercio regularía las relaciones comerciales entre las empresas británicas y el resto del mundo.

La inversión directa que recibe Reino Unido supone un tercio del total que realiza la UE. Esto se produce porque Gran Bretaña es un punto ventajoso de entrada hacia el mercado único, pero podría perderla en función de cómo decida romper sus relaciones con Europa.

Además, Reino Unido se enfrenta al riesgo de que los inversores retiren sus relaciones de comercio para acudir a mercados más seguros y estables. Antes de que la votación se llevase a cabo hubo entidades que retiraron un total de 48.000 millones en fondos británicos. Estas empresas no quieren que sus clientes tengan pérdidas y que ya no gocen de su confianza.

¿Hay algo bueno para las empresas españolas?

  • Las empresas pueden implantarse en Reino Unido como si de un refugio se tratase, ante la imprevisibilidad de los valores europeos. Muchos países no tienen claro qué harán próximamente. Aunque Reino Unido, ahora, no es un valor seguro, cuando su situación sea más clara y estable puede que haya otros países que se encuentren en pleno proceso de inestabilidad.
  • Reino Unido lleva a cabo más importaciones que exportaciones, así que se ve obligado a seguir comerciando, incluso aunque se más caro para ellos comprar productos del exterior.
  • Las empresas francesas y alemanas pueden despuntar tras la salida británica, con lo que se pueden generar más oportunidades en relaciones con entidades de estos lugares.

El Brexit es una alternativa que ha tomado forma en el país británico, pero debe esperar a ver cómo se aplica finalmente. Hay que ver hasta dónde se llega y si la ruptura de negociaciones con la salida de la eurozona es total o parcial. Lo que es seguro es que Reino Unido pierde, a corto plazo, libertad de compra-venta, empleo y libertad de flujo de capitales y personas. Las empresas se replantean la situación y los próximos meses van a ser clave en el devenir británico y europeo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.