Redacción Gedesco | 20 Marzo 2016 | Financiación

Rent back: qué es, cómo utilizarlo y ventajas para pymes

Rent back: qué es, cómo utilizarlo y ventajas para pymes

La situación de la economía española y las dificultades para conseguir financiación por parte de las entidades bancarias han provocado que empresas y profesionales autónomos recurran a otras alternativas de financiación, para poder continuar con su actividad o abrir nuevas líneas de mercado.

La crisis económica provocó que los bancos pusieran muchas trabas a la hora de financiar proyectos para empresas o autónomos. La parte buena de esto es que nacieron, y a día de hoy continúan surgiendo nuevas, alternativas a los bancos para poder desarrollar nuevos proyectos, exportar a otros países o abrir nuevas líneas de negocio. Del mismo modo, se han recuperado fórmulas que existían hace mucho tiempo, que eran útiles, pero habían caído en un mayor desuso. Una de estas opciones de financiación es el llamado rent back.

Rent back: alternativa de financiación

Consiste en vender bienes de la empresa o del profesional autónomo a una entidad financiera, para que ésta ponga estos bienes a disposición de la misma empresa o profesional a través de la modalidad del renting. De esta forma, la empresa no renuncia a utilizar ese bien, pero consigue liquidez inmediata. Entre los bienes que se pueden vender destacan los vehículos, la maquinaria industrial, equipos informáticos y de oficina, de manipulación de materiales y construcción, etc.

Ventajas para las pymes

La medida es especialmente útil en  pequeñas y medianas, puesto que les permite seguir contando con recursos que probablemente necesiten para el desempeño de su actividad, aunque obteniendo por ellos mismos liquidez.

Con el rent back consiguen ampliar el flujo de caja y obtener, en definitiva, dinero de forma inmediata. Pero, además, pueden beneficiarse de las ventajas que tiene un renting. Por ejemplo, pueden obtener rebajas fiscales, ya que las cuotas de renting se consideran gasto fiscalmente deducibles al 100% y la cuota de su IVA soportado también se deduce. Además, de esta manera se tiene una mayor optimización del control y gestión de determinados bienes al pasar a ser su propietario la entidad a la que se le venda.

En relación con lo anterior, se eliminan los problemas derivados de la amortización o depreciación de un bien. Este aspecto, que debe ser tenido en cuenta en la contabilidad de una sociedad, deja de ser un problema para la pyme en cuestión que con el modo alquiler no necesitará prestar atención a la pérdida de valor progresiva del objeto protagonista del contrato de rent back.

Por tanto, pymes y autónomos que realicen esta operación podrán disponer del mismo bien, en mejores condiciones, sin preocuparse de su control, pagando una mensualidad por él, pero obteniendo el dinero por el valor de su venta de forma rápida y sencilla. Una vez se ha vendido el bien, el mantenimiento y la posible reparación son responsabilidad de la entidad, por lo que la empresa se libera de esta carga que no solo significa un ahorro de dinero, sino también de gestión, y, por tanto, de tiempo y problemas.

El contexto económico y empresarial actual en España favorece la búsqueda de este tipo de alternativas, pues facilita enormemente la vida a una pequeña empresa, frente a las dificultades actuales para conseguir un préstamo bancario.

En el rent back, tan solo deben acudir a una entidad financiera que realice servicios de renting y llegar a un acuerdo con ella sobre un bien en propiedad. Se trata de conseguir una buena venta que elimine el problema de recursos que se tenga y llegar a un buen acuerdo de renting para seguir utilizando el bien con una buena cuota. Una de las mejores fórmulas de financiación para las pequeñas y medianas empresas.

 

Otras noticias de interés

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.