Javier M Garcia | 13 Septiembre 2013 | Consejos para empresas

Vigilar los costes, una estrategia que todo el mundo defiende

ahorrar a una empresaComo ya hemos hablado en algunas ocasiones, las estrategias a seguir en tiempos de crisis no son un dogma de fe que garantice el éxito. En cada ámbito hay opiniones para todos los gustos: unos defenderán que hay que mantener un núcleo de grandes clientes mientras que para otros hay que intentar crecer; algunos creen que para reducir el endeudamiento se debe intentar pagar a los proveedores en el menor plazo posible y otros que se deben agotar los plazos establecidos por la ley.

Y estos son sólo algunos ejemplos de las distintas opiniones que quienes saben de esto defienden como mejores para salir de la crisis. En lo que sí hay un acuerdo más o menos amplio es en la necesidad de revisar para reducir los costes de la empresa.

Ahorrar en costes fijos puede ser el principio

El porqué es muy simple. Si una empresa soporta unos costes que no se puede permitir, al final serán sus clientes quienes los acaben pagando. Esto reduce la rentabilidad y pone en peligro la propia existencia del negocio. Por ello es fundamental revisar constantemente los costes y analizarlos detenidamente. Sobre todo los costes fijos, que no se pueden eliminar pero en los que sí se pueden ahorrar cantidades importantes.

Esos gastos fijos pueden ser los seguros o el pago a los proveedores. A este respecto una buena gestión puede ahorrar a una empresa mucho dinero. Una buena opción suele ser encontrar proveedores de confianza con los que se puedan negociar plazos cómodos y descuentos. Otros prefieren tener un plan B en forma de proveedores alternativos para tener otra baza en caso de complicaciones.

Las comparaciones no siempre son odiosas

La comparación con otras empresas de la competencia puede ayudarnos a arrojar un poco de luz en el tema de los costes. En ocasiones esto nos puede dar posibilidades que quizá ni siquiera habíamos imaginado. Pero la principal comparación debe ser con nosotros mismos. Es fundamental detectar qué ha cambiado entre lo que hacíamos antes y lo que hacemos ahora. Así será más fácil mejorar a la hora de reducir costes.

Aunque parece evidente que una de las maneras más efectivas de combatir la crisis en una empresa es la reducción de costes, lo difícil es identificar qué costes son susceptibles de ser recortados y cuáles afectarán a la calidad del servicio o producto que ofrecemos.

Las soluciones en sí son muy diversas y no tienen por qué perjudicar a la calidad final de nuestro servicio o producto. Por ejemplo, podemos decantarnos por utilizar herramientas en la nube, reducir los costes energéticos de la oficina, recortar gastos en desplazamientos y viajes o por supuesto, revisar bien qué gastos son deducibles y cuáles no.

suscribirse al blog de gedesco¿Te ha gustado el artículo? Recíbelos gratis en tu correo


Otras noticias de interés

  • Consejos para afrontar la crisisConsejos para afrontar la crisis Que me perdone el lector si ya está saturado de escuchar y leer la palabra crisis. Crisis por aquí, crisis por allá y poca información realmente útil sobre cómo salir de esta y en qué […]
  • La flexibilidad es vital para una empresaLa flexibilidad es vital para una empresa En muchos ámbitos de la vida ser flexibles es una cuestión de supervivencia. Saber adaptarse a nuevas circunstancias y realidades es una de las claves fundamentales para desarrollarnos […]
  • Hacer frente al absentismo laboralHacer frente al absentismo laboral Por mucho que nos pese, en España siempre hemos tenido que enfrentarnos a la creencia de que tendemos a escaquearnos o a faltar al trabajo. Uno de los datos que podría evidenciar esta […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.