Redacción Gedesco | 7 Noviembre 2013 | Economía para todos

¿Qué son las burbujas económicas? ¿Cómo se forman y acaban estallando?

Parece que hasta el estallido de la “burbuja inmobiliaria” mucha gente no se había dado cuenta de la existencia de un fenómeno económico muy antiguo y que, sin ir más lejos, se vivió hacia finales de los años 90 en la llamada “burbuja de las puntocom”. Pero, en realidad, ¿qué son las burbujas económicas? ¿cómo se forman y acaban estallando?

Todo el proceso de formación, crecimiento y estallido de una burbuja económica se debe a los movimientos especulativos. Esta especulación es la que contribuye que cada vez haya una mayor diferencia entre el valor real de un bien y su valor de mercado, que es la base de la burbuja, y que acaba produciendo un fuerte desajuste entre la oferta y la demanda y que acaba produciendo el estallido final.

Una burbuja económica es, por tanto, el proceso a través del cuál, alrededor de un determinado bien, las circunstancias del mercado hacen que éste se vaya sobrevalorando de manera desmesurada y artificial. El incremento constante e incontrolado de precios acaba afectando a la demanda de ese bien y, consiguientemente, llegará un momento que el propio mercado acaba siendo incapaz satisfacer ese precio y que lleva al desplome de las ventas de ese bien.

La burbuja se forma por el incremento de precios, que puede deberse a un aumento de la demanda o las espectativas que se generan alrededor del bien en cuestión por la posibilidad de obtener mayores beneficios.

Ese incremento inicial se acaba trasladando al mercado y atrayendo a nuevos especuladores lo que, a su vez, contribuyen a incrementar todavía más las espectativas y el precio del bien. Este alza de precios, injustificado desde el punto de vista económico, no tiene una duración determinada y suele ser prolongado en el tiempo.

La cuestión es que esa diferencia entre el valor real y el de mercado que se va experimentando en ese bien acabará llegando a un punto en que no pueda asumirse. Al pararse la demanda, porque no entran nuevos especuladores, se produce una brusca caída de los precios. Eso desata el pánico entre los que pretendían hacer negocio, que intentan vender cuanto antes, lo que ante la ausencia de demanda provoca más bajadas de precios.

La consecuencia final del estallido son enormes pérdidas para los que compraron cuando los precios estaban más altos y venden una vez que éstos bajan considerablemente o bien mantener los bienes en su poder con la esperanza, a veces irrealizable, de que otro ciclo económico positivo vuelva a hacer que éstos se acerquen lo más posible al valor al que compraron.

Foto: HeXeNeSi

Otras noticias de interés

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.