Redacción Gedesco | 9 Julio 2015 | Economía para todos

Qué es el IAE

Qué es el IAE

El IAE, Impuesto sobre Actividades Económicas, es un impuesto aplicado sobre los autónomos o empresas que realizan una actividad económica ya sea empresarial, profesional o artística dentro del territorio español. Llevar a cabo una actividad que genere ingresos económicos obliga a los autónomos y empresas a darse de alta en el IAE, independientemente del ámbito en el que se realicen los trabajos, su periodicidad o si se realiza con ánimo de lucro o no.

Los autónomos que realicen una actividad como empresarios individuales, no tendrán que pagar el IAE. Sin embargo, sí tendrán que hacer frente a este impuesto los autónomos que hayan puesto en marcha una Comunidad de Bienes o Sociedades Civiles, donde los socios son personas físicas. Es decir, deberán pagar el IAE los autónomos o empresas que tributen por el Impuesto de Sociedades o el Impuesto de la Renta de no Residentes con una cifra de negocio superior al billón de euros netos.

También están exentos de pagar el IAE los autónomos o empresas durante sus dos primeros años de actividad, las empresas con un importe neto inferior a 1.000.000 de euros, y las empresas que contribuyan con el Impuesto sobre la Renta de no Residentes, pero que operen en España y dispongan de un establecimiento permanente con una cifra de negocio inferior al billón de euros netos.

¿Cómo nos damos de alta en el IAE?

Los autónomos o empresas que realicen una actividad económica deberán acudir a la delegación de Hacienda más cercana al domicilio del negocio. Es necesario proceder a éste alta en el momento de iniciar la actividad o, incluso, diez días antes de su inicio. Asimismo, si se produce alguna variación en la actividad o de los elementos tributarios, la empresa deberá notificarlo a Hacienda con 30 días de antelación.

El registro en el IAE se realiza mediante el modelo 840 de la AEAT (Agencia Tributaria), el mismo modelo por el que se notifica los cambios en el IAE. El IAE está tipificado por epígrafes, en función de la actividad empresarial realizada por la empresa, y determinará la cantidad a pagar. Por ello, cuando nos damos de alta en el IAE, ya sea como autónomo o como empresa, debemos buscar en el listado el tipo de actividad que llevamos a cabo para identificarnos con un código.

Posteriormente, cuando nos demos de alta en Hacienda como autónomos, debemos incluir ese código o epígrafe del IAE y el régimen de tributación en el Modelo 036 o 037, para poder formar parte del Censo de Empresarios, Profesionales y Retenedores. Sólo si seguimos estos pasos, podremos ejercer.

Cuando el autónomo o empresa conozca el epígrafe el IAE que corresponde con su actividad empresarial, ya sabrá si puede tributar en función del sistema de Estimación Directa, Directa Simplificada u Objetiva.

Consideraciones en la elección del epígrafe del IAE

Los epígrafes del IAE se dividen en tres apartados: actividades empresariales que abarcan las ganaderas, mineras, industriales, comerciales y de servicios; las actividades profesionales y las actividades artísticas.

  • En cuanto a las actividades profesionales, las empresas están sujetas a la retención del 21% del IRPF en sus facturas. Aunque, sí lo desean pueden reducirlo al 9% durante los tres primeros años de la actividad.
  • En las actividades empresariales, las agrícolas, ganaderas y forestales, las empresas deberán retener el 2% del IRPF en sus facturas.
  • Las actividades realizadas por la empresa están sujetas a diferentes tipos de IVA en función del epígrafe del IAE, que puede ser del 4,5%, 10%, 21% o estar exentas de este impuesto.
  • El comercio minorista debe hacer frente al recargo de equivalencia del IVA.

Otras noticias de interés

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.