Redacción Gedesco | 23 Abril 2014 |

¿Por qué llevar a cabo la desbancarización?

desbancarización-financiación-descuento-pagarés-factoring-impagados

Ya lo hemos dicho en anteriores ocasiones, acudir a un banco a pedir un crédito ya no es la única manera de obtener liquidez. Sin embargo, pese a la crisis de liquidez, la mayoría de los españoles siguen estando muy supeditados a la financiación bancaria.

Dependencia excesiva del sector bancario

A diferencia de otros países, en España tenemos una gran dependencia del sector bancario. Mientras que en países como Francia o Alemania, la financiación bancaria está alrededor de la mitad de la financiación total y en Estados Unidos apenas llega al 30%, en España este porcentaje está por encima del 70%. Ello supone que hay un exceso de dependencia del sector bancario, por lo que sería necesario acometer un progresivo proceso de desbancarización. Tampoco se trata de que los bancos desaparezcan por completo, ni mucho menos, sino que su influencia a la hora de obtener financiación sea cada vez menor de manera que se fomente una mayor competencia con la que los hogares y las empresas salgan ganando.

Problemas de un exceso de dependencia bancaria

Aparte de la ya mencionada disminución de la competencia, que afecta negativamente a la existencia de mercados de competencia perfecta, la excesiva dependencia de la financiación bancaria puede ocasionar otros inconvenientes a la economía de un país.

Como ya hemos podido comprobar tras la crisis financiera, si hay una crisis que afecta directamente a los bancos, esto puede afectar directamente a la concesión de créditos, de manera que tanto las empresas como los hogares tengan menores capacidades para financiarse. Y es que la falta de competencia en el sector financiero es uno de los principales motivos por los que nos hemos tenido que enfrentar a la crisis de liquidez.

Pero no solo eso, sino que esta dificultad  de las empresas para financiarse se traduce en un aumento de los impagos y las quiebras. Si la única forma de obtener liquidez para hacer frente a los pagos fuera acudir a una entidad bancaria, cuando un negocio atravesara un momento en el que necesita liquidez y los bancos no pueden concedérsela, antes o después no le quedaría otro remedio que echar el cierre. Sin embargo, la realidad es diferente, pese a esta existencia de la excesiva dependencia de los bancos, existen otras formas de financiación alternativa, como el descuento de pagarés o el factoring sin recurso.

El proceso de desbancarización es algo a lo que podemos contribuir todos. Simplemente utilizando formas de financiación no bancaria, ya estaremos contribuyendo a que este lobby tenga menos poder o influencia en nuestra economía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.