Redacción Gedesco | 26 Enero 2015 | Consejos para empresas

¿Vas a invertir? ¡Prepara tu presupuesto!

¿Vas a invertir? ¡Prepara tu presupuesto!

A la hora de buscar estrategias de crecimiento, una de las que siempre se ponen sobre la mesa es la inversión. Además de para crecer, la inversión también puede ser muy útil para la creación de nuevas oportunidades y la supervivencia de un negocio.

Pero acometer una inversión requiere un proceso de análisis e investigación en el que la realización de un presupuesto de inversión es fundamental. ¿Quieres saber qué factores no deben faltar en él?

La idea es que hasta que no realices el presupuesto de la inversión, con los detalles más relevantes de esta, no tomes una decisión, ya que si te precipitas puedes terminar lamentándolo con el tiempo.

Análisis inicial de la inversión

Obviamente, el presupuesto debe ir encabezado por un pequeño resumen del objeto de la inversión, es decir, en qué se va a invertir, que puede ser la compra de unos bonos, la adquisición de nuevo material de producción, la participación en fondos de inversión o la puesta en marcha de una campaña o un proyecto determinado, por ejemplo.

Una vez explicado a qué se va a destinar la inversión, es importante establecer los objetivos que se espera obtener con esa inversión, si se trata simplemente de la retribución de unos intereses o si también va asociada a la consecución de un nivel de producción concreto.

Igualmente, conviene realizar un pequeño calendario, con las fechas clave de la inversión, cuándo va a comenzar y a finalizar, si la inversión requiere de varios plazos, y, sobre todo, cuándo se espera que se aprecien los primeros signos del retorno de la inversión.

Aspectos financieros de la inversión

A continuación habrá que realizar un análisis pormenorizado del riesgo de la inversión, recogiendo los gastos y los ingresos que se espera que ocasionen.

En el apartado de gastos habrá que recoger tanto los gastos de la puesta en marcha de la inversión, como los que se vayan a derivar a lo largo del proceso y hasta que se empiecen a ver los primeros resultados.

Además, es muy importante que tengas en cuenta a la hora de calcular los gastos si vas a necesitar algún tipo de financiación externa. Y es que, aunque tu empresa cuente con un colchón de recursos propios, es muy probable que tengas que recurrir a otras formas de financiación alternativas, para lo que puedes buscar préstamos específicos para la inversión, como el de Gedesco.

También deberás tener en cuenta los gastos que pueden producirse en el caso de que decidas echarte atrás antes de terminar el proceso de inversión.

Contabilidad de la inversión

En lo que se refiere a la contabilización de la inversión en tu cuenta de resultados, deberás tener en cuenta el valor de amortización fiscal que te puede producir durante todo el proceso y, en función del tipo de inversión, deberás valorar la obsolescencia que se vaya produciendo.

Otras noticias de interés

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.