Tras años de experiencia en el sector vemos que los préstamos para empresas en crisis o con deudas son siempre los más delicados, ya que las situaciones suelen ser más complicadas y el préstamo en ocasiones puede resultar la última línea de acción de cualquier empresa.

Sin embargo, por mucho que estas situaciones nos suenen a todos, ¿Sabemos cuáles son los préstamos idóneos para las empresas en crisis?, ¿Conocemos cuáles son las formas de financiación que más ayudan o que más van a aportar a las empresas en un momento como este?

La realidad es que la mayoría de la gente no sabe cuáles son los mejores o más beneficiosos préstamos para las empresas endeudadas y desde Gedesco queremos informarte sobre este tema para que las decisiones que vayas a tomar en el futuro no estén condicionadas por el desconocimiento y la ignorancia.

Presta mucha atención a este post y descubre cuáles pueden ser las mejores soluciones financieras en el caso de que tu empresa esté en crisis y ya no sepas qué más hacer para salvar las deudas que llevan tanto tiempo ahogándote.

Características de los préstamos para las empresas con deudas

Los préstamos para empresas endeudadas deben contar con unas características muy cerradas y tipificadas para que éstos no agraven el problema y terminen por solucionarlo.

Estas características cerradas de las que hablamos son las siguientes:

  • Deben ser préstamos que no cuenten con intereses demasiado elevados. En el caso de que no fuera así los intereses terminarían por elevar la deuda hasta puntos insospechados y la concesión del préstamo no resultaría más que un obstáculo más para la supervivencia de la empresa.
  • Deben ser flexibles que combinen las partes más ventajosas de las distintas clases de préstamos. Esta característica es importante porque los créditos y préstamos demasiado rígidos no suelen adecuarse a las necesidades específicas que suelen tener las empresas en crisis y es esta falta de entendimiento la que convierte la solicitud y posterior concesión del préstamo en un motivo más para cerrar la empresa.
  • La actividad profesional, venta de servicios o de bienes a la que se dedica la empresa debe ser lícita. Esto quiere decir que no se conceden préstamos a las empresas que se dedican a actividades que vayan en contra del derecho o las cuales sean expresamente prohibidas por la ley.

Los mejores préstamos para empresas en crisis

Los mejores tipos de préstamos a los que puedes acceder en el caso de que tu empresa esté endeudada son dos:

  1. Préstamos de capital riesgo. En el caso de este tipo de préstamo la financiación de la empresa resulta de inversores externos, profesionales y especializados. Se trata de una forma de cooperación en la que se firman contratos asociativos y cuyo objeto nunca son los intereses contrapuestos de las partes. Los inversores aportan capital a cambio de dividendos (como si de una sociedad mercantil o civil se tratara) y la empresa sanea sus cuentas con esa financiación para después corresponder a los nuevos participantes con las ganancias posteriores.
  2. Préstamos participativos. Este tipo de préstamo es muy beneficioso para esta situación concreta porque son préstamos abiertos que permiten que el tipo de interés al que se someta la empresa se adapte al desarrollo de la misma. De esta manera, el pago del préstamo se puede realizar al ritmo del desarrollo y de los ingresos de la empresa sin necesidad de saturar aún más las cuentas de la misma.