Sacar adelante un proyecto de dimensiones tan grandes como la creación de una empresa nunca es fácil. Son muchos los factores que los empresarios y emprendedores deben tener en cuenta antes de embarcarse en un plan así.

Independientemente del tamaño de la empresa, siempre tienen que enfrentarse a numerosas dificultades. Entre ellas se encuentra, por ejemplo, la financiación. Estas organizaciones deben afrontar gastos tales como el alquiler del local, la luz, la compra de materiales, los proveedores… Y, desde luego, los comienzos nunca son fáciles.

Además, todos quieren que su negocio marche bien, y para ello necesitan disponer de la cantidad de dinero necesaria para poder saltar todos estos obstáculos. A veces, las facturas de los proveedores suelen irse del presupuesto de la empresa, y para ello, muchas entidades bancarias ofrecen una solución: el servicio de los préstamos.

¿Qué características tienen estos préstamos para empresas de nueva creación?

Siempre pensamos en la banca como la entidad más reacia a conceder préstamos a empresas, puesto que prefieren otorgárselos a particulares. No obstante, son muchas las organizaciones bancarias y otras entidades financieras de capitales que conceden préstamos a empresas nuevas para que puedan impulsar su negocio.
En España y tras la crisis, las pymes y autónomos encuentran grandes dificultades por parte de las empresas a la hora de recibir ayudas y dinero por parte de las entidades bancarias.
Esta financiación bancaria consiste en la tradicional fórmula del préstamo, la póliza de crédito o el descuento comercial.
A continuación, te contamos los diferentes tipos de préstamos a los que una empresa puede acceder para impulsar su actividad empresarial en los inicios:

  • Préstamos para empresas: esta financiación permite conseguir una cantidad de dinero inicial -también llamada inversión- que posteriormente se debe devolver en los plazos y bajo las condiciones acordadas.
  • Líneas de crédito: el banco te permite disponer de una cantidad de capital determinada para esos momentos.
  • Equity Crowdfunding: son una serie de plataformas que unen a inversores particulares y nuevas empresas. A cambio del capital concedido, las empresas ceden una parte de la participación de su negocio.
  • Crowdfunding de donaciones: una plataforma que permite a mecenas particulares invertir en tu proyecto, a cambio de una donación simbólica.
  • Business Angels: estos son inversores privados que proporcionan una financiación a través de su propio bolsillo. Estos suelen ofrecer menos fondos que los capitalistas de riesgo y suelen ser menos exigentes con su devolución.
  • Renting: una forma no financiera de conseguir bienes tales como un coche con un alquiler a largo plazo.
  • Factoring: te permite adelantar el cobro de facturas a través de una entidad bancaria para disponer de la liquidez necesaria cuando lo desees.
  • Subvenciones públicas: pueden darse a nivel regional, local o europeo.
  • Capitalización de pago: este consiste en el cobro del subsidio por desempleo que te corresponde para disponer del capital necesario.

¿Cuáles son sus ventajas?

Primeramente, debemos tener en cuenta que esta financiación o préstamos permiten el acceso a cantidades de dinero más grandes que otros sistemas de financiación, por lo que se convierten en el medio idóneo para aquellas empresas que necesitan una inyección de capital importante.
Por otro lado, estas entidades financieras cuentan con una amplia experiencia en estos aspectos y en muchas ocasiones, con equipos de profesionales muy formados en la actividad empresarial y más concretamente en áreas más específicas. Esto hace que los clientes y emprendedores se sientan más cómodos y seguros a la hora de acceder o solicitar un préstamo.
Por otro lado, en estos tipos de financiación, el mismo proyecto o la empresa en sí misma son la garantía que sirve de aval para la financiación que solicita.

¿También sirven para abrir o crear empresas nuevas?

Por supuesto, este tipo de préstamos no solo sirven para iniciar un proyecto o sumergirte por primera vez en la actividad empresarial. Este tipo de financiación también te permite disfrutar de todas las ventajas de ser autónomo, por ejemplo, a la hora de negociar las condiciones de devolución o recibimiento de los préstamos: los plazos, los intereses, etc.
Si estás pensando en iniciarte en el mundo empresarial y necesitas disponer de la cantidad e inversión inicial necesarias para poder llevarlo a cabo, no lo dudes, visita nuestra página y recibe toda la información que necesites para conseguir el éxito característico de los emprendedores. Además de las innumerables ventajas que obtienes de estos préstamos, sentirás cómo cada día tu negocio marcha bien y te ofrece todos los beneficios con los que siempre habías soñado. No lo pienses más, contacta con nosotros y con todos nuestros cualificados profesionales para recibir todos los consejos que necesitas acerca del inicio de proyectos y negocios. Siéntete siempre cómodo y en buenas manos, y podrás responder siempre a las demandas de tus clientes y proveedores.