Teniendo en cuenta que en los últimos tiempos las inversiones de capital riesgo están en pleno auge, seguro que has oído hablar alguna que otra vez de los famosos préstamos bullet.

Para entender este tipo de préstamo es necesario entender muy bien algunos conceptos básicos, pero lo primero que debes saber es que la definición de los préstamos bullet se corresponde con que son préstamos que requieren un inversión del total de la suma de dinero a invertir al inicio de la operación y que después la obligación se refinanciará sola para cubrir la suma aportada al inicio de la operación en forma de anticipo.

Sabemos que se trata de un concepto bastante difuso y, por ello, te sugerimos que para entender a la perfección la definición de los préstamos bullet te quedes con la siguiente idea: son préstamos en los que se anticipa una suma que al final de la operación se recupera con remanentes por haberse refinanciado la operación con los activos que se han generado a partir de la suma aportada en el anticipo inicial.

Además, para poder tener una perspectiva global de este tipo de préstamo, también debes saber algo sobre los bonos bullet; cuya emisión es una consecuencia directa de la existencia de los préstamos bullet o de los “bullet loans”. De forma breve y concisa, estos son unos bonos que se amortizan en una sola cuota cuando estos están a punto de perecer y que generan intereses anuales o semestrales (siempre periódicos).

Dicho lo cual, ¿Te suena el concepto?, ¿Has realizado alguna vez una operación semejante sin saberlo o siendo consciente de estar realizando un préstamo bullet? Seguro que sí, ya que como hemos dicho anteriormente, se trata de un tipo de préstamo muy común a día de hoy.

El riesgo de los préstamos bullet

Como profesionales que llevan ejerciendo en este sector de actividad desde hace 16 años, desde Gedesco no podemos olvidarnos de mencionarte un aspecto que no suele gustar a casi ningún inversor pero que debe ser escuchado y apreciado antes de proceder. Este aspecto es el que se refiere a los riesgos que derivan de los préstamos y de manera más concreta, de los préstamos bullet.

Es cierto que los préstamos bullet o los “bullet loans” son préstamos que implican más riesgo que otros de tipo más básico, ya que la plusvalía o margen que ostenta el propietario sobre el bien no aumenta con el tiempo. Esto quiere decir que los bonos bullet derivados de este tipo de préstamo se amortizan al final del periodo teniendo que pagar el emisor solamente los intereses generados; pero que el valor del bien inicial no varía. Además, cabe destacar que casi todas las empresas y países están financiadas por este tipo de bono que deriva de los préstamos bullet y que, en realidad, son muy pocas las empresas que acumulan el efectivo necesario para poder saldar las deudas derivadas de estos préstamos sin tener que endeudarse más aún.

Con lo cual, lo normal con este tipo de préstamos es que se asuma el riesgo de crear una deuda mayor. Sin embargo, también es verdad que una operación de este tipo realzada de manera satisfactoria da lugar a unos resultados de rentabilidad mayores a los que se aspiran cuando se escogen otro tipo de préstamos de manera predeterminada.