Los préstamos sindicados son los tipos de préstamos menos escuchados en el mundo de los negocios. Se trata del tipo de préstamo menos conocido, pero esto no quiere decir que no se trate de un tipo de financiación útil y más que beneficioso para muchos tipos de clientes o solicitantes.

La realidad es que los préstamos sindicados albergan un concepto bastante complejo y es por esto que, desde Gedesco, apreciamos la necesidad de matizar con todo lujo de detalle el concepto y las implicaciones de estos préstamos de los que hablamos.

Así, hoy te traemos un post en el que vas a poder aprender e interiorizar todo lo que necesitas saber sobre préstamos sindicados. Además, no solo te traemos un punto de vista teórico que te sirva de referencia, sino que te traemos un marco teórico que vas a poder trasladar a la práctica en cualquier momento en el que estés buscando financiación y tengas que sopesar todas las opciones, entre las cuales puede encontrarse el préstamo sindicado.

Sin más dilación, vamos a comenzar con el post; con que esperamos que sigas leyendo y que esta lección sobre préstamos sindicados te sea de utilidad.

¿Qué es el préstamo sindicado?

Los préstamos sindicados son préstamos concedidos por un grupo de prestamistas y gestionados por entidades financieras. Además, la entidad financiera no solo debe encargarse de gestionar el préstamo previamente concedido por el grupo de prestamistas; sino que también debe administrarlo, arreglarlo y estructurarlo en base a sus propias directrices y a las de los prestamistas.

Es algo así como un negocio entre prestamistas y entidades financieras en las que su colaboración da lugar a una forma de financiación concreta: los préstamos sindicados.

Se trata de una forma de financiación muy común en el mundo corporativo estadounidense y europeo y por lo tanto, por mucho que no mucha gente conozca los matices que alberga el concepto de préstamos sindicados, es innegable que se trata de algo muy importante para poder comprender las grandes operaciones empresariales que se realizan alrededor del mundo y que repercuten en el resto de operaciones de magnitudes inferiores.

Modelos y ejemplos de préstamos sindicados

Para hacerlo más gráfico, no podemos dejar de ofrecerte algunos modelos y ejemplos de lo que son los préstamos sindicados. Todo ello para que puedas comprender mejor lo que son y para que veas cuál es su aplicación concreta en un contexto determinado. Todo ello puede serte de gran ayuda en el caso de que te encuentres en una de estas situaciones y aún no hayas contemplado la posibilidad de solicitar un préstamo sindicado.

Los ejemplos más clásicos, de las situaciones en las que suele solicitarse un préstamo sindicado, son los siguientes:

  1. La construcción de inmuebles muy grandes y costosos, como pueden ser los complejos hoteleros, es un caso típico en el que se suelen solicitar los préstamos sindicados. Todo ello porque así se satisfacen más intereses que los de las dos partes y porque al tratarse de una inversión de gran calado, el riesgo se comparte.
  2. También es habitual la solicitud de préstamos sindicados en los casos de restructuraciones de deuda. Todo ello porque cuando se trata de empresas o de grupos de empresas con niveles altos de deuda, también es habitual y adecuado acudir a terceros prestamistas que puedan hacerse cargo del riesgo mientras la entidad financiera colabora aportando su administración y gestión.

También es conveniente que sepas que hay algunos modelos de préstamos sindicados que son especialmente populares. Este matiz es algo más especializado pero te diremos que los modelos de “under written deal” y “best-effort syndication” son los más populares y extendidos.