Los préstamos de capital privado son un tipo de préstamo del que estamos acostumbrados a hablar con bastante asiduidad. Sin embargo, no todo el mundo sabe o entiende con total claridad lo que son realmente y para qué pueden servir en cada situación concreta.

Con la intención de resolver esta pequeña falta de comprensión generalizada, hoy te traemos un post a través del cual vas a poder ampliar tu conocimiento sobre préstamos de capital privado. Sepas mucho o poco al respecto, te garantizamos que este post y su contenido te vendrán bien para completar la información y el conocimiento que ya albergas y para poder hacer un uso práctico del concepto más acertado aún si cabe.

Dicho lo cual, presta atención a lo que tenemos que decirte sobre préstamos de capital privado e invierte tu tiempo en una lectura constructiva que puede salvarte de más de un disgusto y que puede mostrarte la salida de situaciones complicadas en las que creías que no te tocaría encontrarte.

¿Qué es un préstamo de capital privado?

Lo primero que tenemos que resolver es el concepto de capital privado; ya que no podemos avanzar en este contenido sin saber de antemano lo que son exactamente.

Pues bien. Los préstamos de capital privado son todos aquellos préstamos que se otorgan desde una entidad financiera no bancaria, lo cual hasta el momento ha sido algo poco habitual, porque la mayoría de entidades que ofrecían financiación a las empresas y a las personas han sido siempre bancos.

Por lo tanto, podemos decir que se encargan de conceder préstamos de capital privado los prestamistas independientes a través de páginas web de concesión de crédito o aquellos que trabajan microcréditos desde cualquier otra plataforma.

¿Por qué debo pedir un préstamo de capital privado?

La siguiente pregunta recurrente suele ser ¿en qué situación conviene solicitar un crédito de capital privado y por qué?

La cuestión es que el préstamo de capital privado ofrece una serie de ventajas que pueden beneficiar de manera considerable la actividad de determinadas personas en determinados sectores. Es por esto que la solicitud y la concesión de este tipo de créditos y la idoneidad de los mismos, deben contextualizarse siempre para poder apreciar los índices de beneficio y de desventaja que pueden aportar llegados a este punto.

Con lo cual, debes saber que los préstamos de capital privado son la opción perfecta para poder salir de muchas situaciones económicas complicadas, en las que hay un punto de conexión común: las entidades bancarias no están dispuestas (por el motivo que sea) a conceder un préstamo.

Dicho lo cual, la ventaja principal de los préstamos de capital privado es que son la solución perfecta para una situación de emergencia, en la que el resto de las opciones se agotan por los criterios establecidos de antemano por entidades bancarias que juegan con ventaja sobre los clientes y las empresas.

Así, es una buena idea solicitar un préstamo de capital privado en las siguientes situaciones (ya que en ellas puedes beneficiarte de la ventaja previamente mencionada):

  1. En situaciones de urgencia o extrema necesidad, ya que se acerca una fecha en la que como empresa debes realizar un pago para el cual no cuentas con suficiente liquidez. Todo ello a fin de evitar situaciones que vayan a acarrear consecuencias más graves y o acumulativas.
  2. En el caso de que tus datos como solicitante consten en la base de datos ASNEF; ya que los bancos no suelen creer que como cliente ofreces suficientes garantías como para concederte un préstamo y cargar con el riesgo.