El mundo de la financiación es un campo complejo en el que muchas veces no nos atrevemos a profundizar sin alguien que nos asesore a nuestro lado. Porque lo cierto es que si hay algo serio; eso es la fuente de financiación que vamos a utilizar para sacar adelante nuestros proyectos. Es por esta razón que, por mera prudencia, tendemos a informarnos de manera minuciosa antes de solicitar ningún tipo de financiación que vaya a resultar contraproducente para las intenciones que albergamos para nuestro negocio o proyecto futuro.

En vista de que el mundo de la financiación y los préstamos es algo complejo en lo que no conviene sumergirse en solitario, como profesionales que llevan dedicándose a la financiación durante más de 18 años, hoy venimos a ilustrar tu concepto de lo que es un préstamo francés. Es probable que ya tengas unas breves pinceladas de lo que es este tipo de préstamo o que incluso, sepas lo suficiente sobre el mismo como para solicitarlo. Sin embargo, como profesionales responsables y experimentados, creemos oportuno dedicar este post de hoy a ofrecer asistencia a aquellos que estáis pensando en solicitar un préstamo de sistema francés o a todos aquellos que estáis buscando el préstamo idóneo para vuestro negocio y todavía no sabéis que el préstamo francés es el que más ventajas puede ofreceros de entre todos los tipos de financiación que en este momento podemos recomendarte.

Dicho lo cual, solo podemos instarte a que prestes atención para que las decisiones que tomes en el marco de la financiación sean lo más seguras posibles y te generen un riesgo mínimo. Sigue leyendo y descubre, con exactitud; lo que es un préstamo francés y los tipos que existen. Estamos seguros de que este post te será de gran ayuda y de que como cliente, te sentirás asistido por nuestro equipo de expertos financieros que quieren compartir este conocimiento contigo.

Qué son los préstamos que utilizan el sistema francés

La primera pregunta que debemos responder en este post es, obviamente, la siguiente: ¿Qué son los préstamos que utilizan sistema francés?

Pues bien. Este tipo de préstamos son aquellos en los que los pagos de las cuotas se realizan de manera constante. Esto significa que a la hora de devolver el importe que se te facilitó a modo de financiación, deberás hacerlo en plazos y a cantidades ya especificadas de antemano y de manera minuciosa. Así, teniendo en cuenta la constancia de los pagos que has de realizar, cada mes el banco irá también cobrando los intereses que le corresponden en base a las cuotas que ya han sido pagadas y quedan por pagar. Además, también debemos destacar que es lógico que la financiera va percibiendo una cantidad mayor de intereses en los primeros años de amortización del préstamo por la sencilla razón de que el importe que queda pendiente de amortizar es mayor al inicio que al final. Con lo cual y en base a esto último, puede decirse que se trata de un tipo de préstamo seguro en el que se puede prever cuál va a ser el importe exacto de intereses que va a cobrar el banco en cada momento exacto al que le corresponda un pago de cuota.

Préstamos Sistema Francés

Se trata de un sistema muy sencillo y lógico que consiste en que todo esté preestablecido por cuotas y plazos de manera que el banco vaya percibiendo los intereses a ese mismo ritmo que se marcó al inicio. Como resultado de este tipo de préstamo, se obtiene un resultado satisfactorio para ambos agentes; ya que se respeta la capacidad de devolución de quien solicita el préstamo y se garantiza el pago de determinados intereses teniendo en cuenta que el tiempo será la unidad que haga de parámetro para un cálculo previo de los mismos.

Qué tipos existen

Como en el caso de casi todos los préstamos, existen matices diferenciadores entre algunos subtipos y otros. Todo ello porque aunque todos los préstamos de tipo francés obedecen a la misma lógica, cada uno de ellos cuenta con matices diferentes que hacen que algunos sean mejores que otro para depende qué situaciones.

Los tipos de los que hoy venimos a hablar y sobre los que pretendemos asesorarte de manera general son los préstamos personales de tipo francés y los préstamos con carencia de tipo francés; los cuales son los más comunes dentro de esta familia de préstamos de la que venimos hablando en este post.

Personales

Los préstamos franceses de tipo personal cuentan también con el sistema de cuotas e intereses del que hablábamos antes. Sin embargo, la diferencia que existe entre este tipo de préstamo y un préstamo del sistema francés al uso es que en este caso pueden ir recalculándose las cuotas a pagar según las necesidades del cliente.

Con esto queremos decir que este tipo de préstamo francés ofrece una mayor flexibilidad a la hora de ir pagando las cuotas en los momentos y cuantías que pueden ir renegociándose a costa de incluir variaciones en la cuantía de los intereses que irá recibiendo la financiera con cada cuota y en cada momento.

Es nuestra obligación decirte que este tipo de préstamo es ideal para ti en el caso de que tu negocio sea inestable o en el caso de que no tengas pruebas fehacientes de que vayas a poder pagar las cuotas de manera rigurosa en los plazos inicialmente estipulados.

Con carencia

Sin embargo, estos otros tipos de préstamos dentro del sistema francés son conocidos por ser aquellos que las entidades financieras proponen a los clientes según los intereses de las mismas. De hecho, consisten en que las financieras, durante los periodos y las cuotas previstas que desean, solo solicitan al cliente el pago del interés; de manera que hay algunas cuotas que se van retrasando de manera que la cuantía a pagar no disminuye y los intereses en periodos posteriores tampoco.

Préstamo con Carencia

Se trata de una buena opción en el caso de que el cliente se encuentre falto de liquidez y no pueda hacer frente al pago de la cuota que ya se acordó. Sin embargo, no podemos recomendarte que aceptes este tipo de préstamo en el caso de que sí te encuentres en posición de pagar a tiempo; ya que lo que harías sería aumentar el volumen de intereses a pagar de manera gratuita.

Las fórmulas

Las fórmulas de los préstamos franceses son también una pregunta recurrente llegados a este punto de la explicación. De hecho, destacamos que conviene saberlas para poder calcular de antemano cuáles van a ser los intereses exactos dependiendo del volumen del préstamo inicial que haya concedido la entidad bancaria.

Los cálculos exactos de estos dos préstamos de tipo francés se llevan a cabo a través de las siguientes fórmula: Im = (1+i)(1/m)-1. Y el resultado de la operación es el tipo de interés que se cobrará en cada periodo que se haya introducido en el índice m.

Simulador de préstamos franceses

Finalmente, debemos decirte que los simuladores de los préstamos son una especie de calculadoras que se dedican a realizar el cálculo de lo previamente explicado de manera automática y respetando las fórmulas.

Se trata de una fórmula muy fácil y sencilla de obtener la información que necesitas para saber si te resulta o no rentable solicitar un préstamo en base al sistema francés y es por esto que no podemos dejar de recomendarte que lo utilices siempre que vayas a contemplar la posibilidad de solicitarlo.