Javier M Garcia | 17 Septiembre 2013 | Consejos para empresas

La importancia de la motivación en la empresa: el efecto Simeone

La importancia de la motivación en la empresaEl papel de un entrenador de fútbol y el del directivo de una empresa no son tan diferentes. Ambos necesitan que su equipo confíe en ellos para sacar el máximo partido de los recursos con los que cuentan. Tanto en el éxito como en el fracaso ellos deben dar la cara y cuando las cosas no salen como se había planeado, ellos deben asumir su responsabilidad.

Por eso, si el lector me lo permite, hoy vamos a hablar de fútbol y motivación en el mundo de la empresa. Dos conceptos mucho más cercanos de lo que se piensa y que el periodista Santi García Bustamante ha sintetizado en un entrenador de fútbol: Diego Pablo “El Cholo” Simeone.

La motivación de un equipo de trabajo marca la diferencia

García Bustamante ha escrito un manual de motivación en la empresa aplicando la filosofía del entrenador argentino del Atlético de Madrid. En El efecto Simeone: la motivación como estrategia se establece un paralelismo entre la necesidad de ganar de un entrenador y la de obtener buenos resultados para un directivo. Y ambos deben hacerlo a través de la gestión de un equipo. Por ello es fundamental el papel de la motivación.

Simeone basa su estrategia de motivación en tres pilares: el esfuerzo, el talento y la confianza. Un directivo debe inculcar también esos tres conceptos a su equipo de trabajo. El esfuerzo es fundamental para superar las dificultades pero también para no dejar de crecer en tiempos buenos. Una plantilla que se esfuerza conseguirá más fácilmente sus metas.

Los pilares de la motivación en la empresa y en el fútbol

La gestión del talento suele ser una asignatura pendiente tanto para entrenadores de fútbol como para directivos de empresas. El talento es complementario al esfuerzo, pero nunca lo sustituye del todo. En un equipo de trabajo la persona al mando debe encontrar el sitio más adecuado para que cada miembro ponga su talento a disposición del éxito colectivo. La suma de los talentos individuales en la posición adecuada es una buena base para el éxito.

En cuanto a la confianza, Simeone explica en el libro que no ganan los partidos los mejores jugadores, sino aquellos que están más seguros de lo que hacen. En un equipo de trabajo puede ocurrir lo mismo. Una persona con muy buenas capacidades pero que no sabe explotarlas al final dará peores resultados que otra con menos habilidades, pero más motivación y un mayor grado de implicación en el proyecto.

Otras noticias de interés

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.