Redacción Gedesco | 13 Agosto 2014 |

Monitorizar nuestro sector para encontrar el mejor camino

benchmarking-competidores-clientes-entorno-negocio-beneficio

El desarrollo de una actividad empresarial requiere fijar la atención en muchos aspectos, algunos propios de nuestra empresa y otros que se refieren a nuestro entorno. Es un error centrar exclusivamente la atención y descuidar lo que hacen los demás porque monitorizar nuestro sector puede ayudarnos a encontrar el mejor camino para nuestro negocio.

El benchmarking puede dar la pauta

El análisis de nuestra competencia es un factor esencial. El benchmarking es una disciplina que cada vez se usa más ya que nos ofrece la posibilidad de comprobar cómo evolucionan otras empresas similares a la nuestra y aprovechar sus éxitos y sus errores para nuestro beneficio.

No se trata de copiar lo que otros hacen, se trata de analizar sus estrategias, de sacar conclusiones sobre lo que les funciona y lo que no, para adaptar las conclusiones a nuestra propia actividad.

No se puede caer en la simpleza de pensar que imitando lo bueno vamos a conseguir el mismo resultado. Tampoco debemos cometer el error de pensar que lo para otros es un fracaso también lo será para nosotros. Se trata de estudiar comportamientos, ser capaz de encontrar razones para esos resultados y poder adaptar toda esa información al caso particular de nuestro negocio para, de esa forma, mejorar.

Clientes y proveedores pueden marcar tendencias

Otro aspecto fundamental es anticipar las tendencias que surgen en nuestro sector. Ser capaces de posicionarse antes en los nuevos gustos y necesidades del mercado en el que trabajamos puede darnos un papel importante en el mismo y para ello debemos estar siempre en contacto con clientes y proveedores.

Ellos pueden ser de gran ayuda para anticipar los próximos movimientos en el sector. Por eso es importante mantener una actitud activa frente a ellos en relación a identificar qué nuevas necesidades de productos o servicios pueden surgir o cuál es la evolución que deberían tener los que actualmente servimos.

La empresa es como un coche. A la hora de salir a la carretera no podemos centrarnos sólo en nuestro vehículo, hay que estar pendiente de la carretera, de los vehículos que transitan, de las señales, …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.