Redacción Gedesco | 8 Noviembre 2012 | Consejos para empresas

Miedo

Dice Paulo Coelho que solo una cosa, vuelve un sueño imposible: el miedo a fracasar. Y por lo que se cuenta, dice bien. Fracasar es para el emprendedor lo que el coco es a los niños pequeños. Cerrar los ojos y ver el fracaso dando vueltas a tu alrededor es lo peor que te puede pasar. Una pesadilla. El peor temor. Una angustia que no te deja vivir. O no… ¿Y si lo convertimos en un aliciente? ¿Y si hacemos que nos motive? ¿Y si el miedo a fracasar es el primer paso al éxito? Depende de cómo lo afrontemos.

Cuando se empieza, o se tiene un proyecto en mente, surgen muchas dudas. La forma de afrontarlas determinará en parte el éxito o fracaso del mismo. Trataré de hacer una pequeña lista que, a mi entender, puede hacer del miedo la gasolina que se necesita, igual que cuando estás a punto de saltar en paracaídas de un avión:

  1. Mira que el proyecto te sea útil – Si no te es útil a ti, ¿estás seguro que habrá gente que lo encuentre útil?
  2. Estudia la viabilidad – Has visto que tu idea te soluciona a ti un problema. Bien. Ahora mira que de verdad se puede llevar a la práctica.
  3. Busca compañeros de viaje – Eres bueno. Te puedes considerar el mejor. Pero admítelo: no sabes de todo. Tienes que rodearte de gente mejor que tú para poder tirar adelante tu proyecto.
  4. Documenta – Si no dejas por escrito todos los puntos del proyecto, te pasarás demasiado tiempo haciendo cambios. Los acuerdos a los que llegues no los toques a no ser que sea imprescindible.
  5. Planifica, planifica, planifica… – Empezar por empezar, sin tener claros tiempos ni para cuándo lo quieres, puede llevarte al fracaso. Pero planifica de forma realista, no soñando. Ya sabes que el mundo en el que vivimos no es ideal.
  6. Prueba, error; prueba, error – No tienes la verdad suprema, y lo que parecía la panacea quizás tiene que cambiar. Tu madre, tu amigo, tu vecino, puede tener razón. Escúchalo y si se tiene que cambiar, se hace.
  7. Lanza. Es el mejor campo de batalla – En algunos proyectos se llega al punto que, antes de lanzar, se cambia todo. Y no puede ser. Cuando el proyecto está, deja el miedo de lado. Si sale mal podrás reconducir. Si no lo pruebas, no lo sabrás. ¿Cuántas veces te has ido una noche para casa pensando en que deberías saber hablado con aquella chica? Aquí pasa lo mismo.

Es verdad que siete puntos no son nada, que hay muchas variables a tener en cuenta y que no aseguran para nada el éxito. A pesar de todo, el tiempo me ha enseñado, tanto en eyeOS, Bananity como en otros proyectos en los que he estado, que aplicarlos me ayudaba a tener más confianza. El miedo se puede vivir de distintas formas. A mi ahora me gusta. Con respeto, pero me da alas.

Imagen |  F L I R S T – Palk Clap

suscribirse al blog de gedesco¿Te ha gustado el artículo? Recíbelos gratis en tu correo


Otras noticias de interés

  • Cómo hacer un plan de comunicación para una empresaCómo hacer un plan de comunicación para una empresa Cuando ponemos en marcha nuestro propio negocio surgen dudas en cuanto la mejor forma legal para constituirlo, cómo conseguir la financiación necesaria para comenzar, dónde ubicarlo, […]
  • Haz un buen blog para tu pymeHaz un buen blog para tu pyme Internet hace ya mucho tiempo que dejó de estar solo al alcance de las grandes empresas y, hoy día, quien no tiene una web o un blog de empresa es porque no quiere. Por si todavía […]
  • ¿Cómo gestionas las cuentas a cobrar en tu negocio?¿Cómo gestionas las cuentas a cobrar en tu negocio? Al realizar una venta comienza el proceso de cobro que puede alargarse más de la cuenta en función de cuándo se emita la factura y de las condiciones a las que se llegue con el […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.