Redacción Gedesco | 11 Octubre 2016 | Artículos y novedades sobre el Factoring. Soluciones Financieras

Asegurar y mejorar la balanza de pagos en casos de impago

¿Cómo puede una empresa mejorar la balanza de pagos en el caso de impago?

Según el estudio realizado por la compañía de seguros Hiscox denominado “El ADN del emprendedor”, poco más de la mitad de las pequeñas y medianas empresas en España afirman que los impagos son el principal problema que tienen sin poder asegurar. Este apartado del estudio trata de averiguar cuáles son las principales preocupaciones de las pymes con respecto a aquellos apartados que no tienen cubiertos con un seguro. Y la morosidad es, con diferencia, el primero de ellos.

Como hemos adelantado, para el 51% de las pymes lo más preocupante son los impagos de los clientes, para el 28% las posibles demandas interpuestas, el 24% considera que el daño a la reputación, para el 25% las imprevisiones, y para el 21% el daño posible daños de la maquinaria o los materiales.

En el mismo informe se extrae que el 48% de las pymes tienen clientes que se retrasan en los pagos. Lo que significa que casi la mitad de las pequeñas y medianas empresas tienen la incertidumbre de saber si van a cobrar lo que se les debe o no. Para el 64% de estas pymes, esta situación influye de forma significativa en el flujo de caja.

Aunque bien es cierto que no existe un seguro específico para los impagos, como puede ser un seguro de vida o un seguro del hogar, sí existen soluciones financieras que se acercan bastante a esa fórmula. El factoring sin recurso es, en realidad, una forma de asegurar la cobranza y mantener el equilibrio de caja, frente a retrasos e, incluso, impagos.

Ventajas del factoring para las pymes

Las empresas se enfrentan a impagos por parte de sus clientes, y la mejor forma de estar cubiertas ante estos riesgos es contratar un servicio de factoring. Se trata de una forma de financiación en la que la empresa mejora su estructura de balance, reduce su deuda y aumenta su tesorería.

Además, no sumará CIRBE, por lo que no impide solicitar otro tipo de financiación para llevar a cabo otra actividad empresarial. El factoring se basa en adelantar el cobro de las facturas emitidas por la empresa. La entidad financiera entrega a la empresa cedente el valor de sus facturas emitidas. De esta manera, la compañía que contrata el servicio de factoring dispone de liquidez inmediata, sin tener que esperar a que su cliente haga el abono correspondiente. Además, también se despreocupa de la gestión en caso de tener que reclamar el pago, ya que la entidad financiera es la que se encarga de ello.

Es una garantía de cobro (es decir, un seguro), por lo que la falta de seguridad a la que aluden el 51% de las pymes, se soluciona con este instrumento financiero.

El factoring es una vía de financiación especialmente interesante para las pymes. No se trata de una financiación reservada para las grandes empresas, sino que son las pymes las que más afectadas están por la morosidad, y el factoring les permite estar al día en sus facturas, pagar a sus empleados y proveedores, disponer de liquidez en todo momento, sin la necesidad de acudir a una financiación bancaria, que supone un endeudamiento mayor.

Otras noticias de interés

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.