Redacción Gedesco | 21 Febrero 2013 | Consejos para empresas

Me pongo a emprender pero, ¿dónde trabajo?

Cuando hablamos de emprender nos centramos en el qué y en el cómo. Está claro que la idea es la clave del éxito, el santo grial que nos llevará al cielo si acertamos y al infierno si no. Aquello que nos quitará horas de sueño, de familia, de amigos pero nos dará aire y vida. Pero a pesar de tener tanta importancia no lo es todo. Hay más. No sé si recuerdas cuando en Monza a Alonso se le rompió una pieza del coche. Quedó décimo en la clasificación y Ferrari aseguró que la pieza valía un euro. UN euro y todo el trabajo al traste. Pues en el emprender hay piezas que valen poco pero que también tienen esta importancia. Y el mejor ejemplo es el dónde.

Lo más fácil es empezar en casa. Tienes mesa, ordenador, Internet, aparentemente un entorno favorable. Y gratis. Pero también tienes las tentaciones cerca. Y los problemas. Y las tareas domésticas. Y la familia, la pareja o los compañeros de piso. Muchos peros. Lo que aparentemente es un oasis se transforma así en un campo de batalla. Demasiado complicado para ayudarte a salir bien de la aventura. Viendo esto, mejor buscar otro sitio, no? Hablemos pues de coworking.

Detrás de un nombre cool se esconde un concepto antiguo pero a la vez cada día más en desacorde con el mundo en el que vivimos. Coworking no es más que compartir el lugar de trabajo. Como digo, claro está que compartir hoy en día no está de moda. Ya hablamos del miedo que tenemos en explicar nuestras ideas, y sabemos que nos convertimos en seres solitarios que van de casa al trabajo y viceversa. Pero lo que te propongo te aseguro que es un buen momento para romper esta dinámica.

Compartir un despacho te permite abrir la mente, cambiar de entorno y dar otra sensación a tus clientes o visitas. Te dejo algunos de los puntos que creo debes tener en cuenta:

  • Mejor que sea con gente de tu mismo sector. La retroalimentación es clave.
  • Si los conoces y hay buen rollo, punto a favor.
  • No olvides poner un espacio de ocio. Los FIFAs del mediodía o antes de irte os darán vida.
  • Deja los miedos de lado. Explica y testea con tus compañeros todo lo que te pase por la cabeza.
  • No controles. Cada uno tiene su horario, y a pesar que tengas el chip del horario de funcionario verás que cada uno va por libre
  • Márcate un horario de entrada orientativo. Conseguirás aprovechar el tiempo
  • Nevera y cafetera son herramientas imprescindibles. Sin ellas no seréis nada.

La lista es orientativa y hay muchas más ideas a añadir. ¿Te atreves a completarla? ¿Conoces experiencias de coworking?

Otras noticias de interés

  • Que hablenQue hablen “Ladran, luego cabalgamos”. Detrás de esta frase, que algunos atribuyen al Quijote pero que buscando por internet he visto que no se sabe de quien viene, hay una filosofía de vida. En […]
  • Un horizonte de posibilidades se abre con el e-commerceUn horizonte de posibilidades se abre con el e-commerce Que si no estás en Internet no existes es algo que ya tenemos grabado a fuego. Tener un negocio y no aparecer en la red de redes puede hacer que estés perdiendo clientes por momentos. […]
  • Ahorra costes compartiendo el alquilerAhorra costes compartiendo el alquiler Uno de los costes fijos a los que se tiene que enfrentar cualquier empresa, independientemente de su tamaño, es el alquiler del lugar de trabajo, a no ser que tenga en propiedad el […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.