descontamos pagarés de esta empresa
Javier M Garcia | 19 Julio 2013 | Casos de éxito

El éxito de las marcas blancas en España

SupermercadoEl éxito de las marcas blancas ha sido tan abrumador que podría apostar algo a que todas las personas que están leyendo han comprado o consumido más de un producto de esa denominación. Con las dificultades económicas que atraviesan muchas familias, la popularidad de las marcas blancas se ha disparado hasta el punto de que 9 de cada 10 españoles asegura que compra estos productos habitualmente.

¿Qué buscamos como consumidores en las marcas blancas? El precio, de acuerdo. Pero no sólo. El éxito de las marcas blancas se debe a que sus precios competitivos no significan una calidad pésima. La relación calidad-precio en las marcas blancas explica por qué casi todos nosotros confiamos en ellas.

¿Qué es una marca blanca y desde cuándo existen?

Los productos estrella de las marcas blancas son los de alimentación, limpieza e higiene personal. Su nombre se debe a que allá por los años 70 se empezaron a lanzar productos propios de cada establecimiento bajo la premisa de misma calidad, pero más baratos porque no existían gastos de publicidad. Los envases eran blancos y muy sobrios, por lo que se empezó a utilizar el término marca blanca. Con esa premisa de misma calidad a menor precio se empezaron comercializando productos alimenticios de primera necesidad como leche, pasta o legumbres. 

Esa sería a grandes rasgos la explicación práctica de cómo surgieron y se desarrollaron los productos de marcas blancas. Existe un componente psicológico, casi emocional, en el hecho de buscar una fidelidad comercial del consumidor con un producto propio.

Un estudio realizado por Nielsen en 2010 confirmó que más del 40% de las ventas de alimentación pertenecen a productos de marca blanca, lo que suponía un 28,2% más con respecto al año 2004. Con estos datos, España se sitúa entre los países que más consume este tipo de productos.

Además, las marcas blancas españolas destacan también por su precio. Según la consultora SymphonyIRI, esta diferencia puede llegar a suponer hasta un 46% con respecto al mismo producto de una marca reconocida.

Marcas blancas vs primeras marcas

Actualmente, muchos de esos productos los hacen las primeras marcas aunque cambiando el etiquetado. Esto responde a diferentes acuerdos que las marcas adoptan con las cadenas de supermercados para fabricar un producto determinado de su marca blanca. La primera marca aporta su experiencia, su conocimiento, sus instalaciones y su proceso de producción, pero no su marca. Normalmente en la etiqueta de un producto de marca blanca figura quién es el fabricante. 

El éxito de las marcas blancas ha puesto en guardia a las primeras marcas, que cada vez ven más difícil competir contra ellas. Se ha acusado a algunas cadenas de supermercados de promocionar exclusivamente a sus marcas blancas dejando al comprador sin opción de elegir una alternativa en determinados productos. Otros fabricantes cuentan en su publicidad que ellos no hacen marcas blancas en un intento de insistir en la calidad exclusiva de sus productos. ¿Y tú, eres de marcas blancas?

suscribirse al blog de gedesco¿Te ha gustado el artículo? Recíbelos gratis en tu correo


Otras noticias de interés

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.