Redacción Gedesco | 9 Septiembre 2014 | Economía para todos

Los jubilados con pensiones del extranjero tendrán seis meses para regularizarse

tributar-pensiones-jubilados-regularizar-sanciones

Un tema muy polémico en los últimos meses ha sido la campaña de inspecciones que la Agencia Tributaria ha realizado para descubrir a los jubilados con pensiones que proceden del extranjero y no las estaban declarando en el IRPF.

Fueron muchas las quejas de persecución a este colectivo por el afán recaudador de Hacienda, por ello el Gobierno ha decidido que a partir del 1 de enero de 2015 se abra un plazo para que todos los afectados puedan regularizar su situación sin sanción alguna.

El origen del problema

Lo cierto es que en este caso la Administración tiene razón. Los residentes en España tributan aquí por su renta mundial, lo que supone que independientemente del origen de esas rentas han de declararse en el IRPF español.

Muchos pensionistas que en su día trabajaron en el extranjero perciben una pensión del país en el que cotizaron y una buena parte de ellos no la estaban declarando, bien por desconocimiento de la normativa o por que consideraban que por ser de un importe pequeño no debían incluirse.

Más allá de las circunstancias, la Agencia Tributaria inició miles de inspecciones y abrió los correspondientes expedientes sancionadores por cada declaración que no incluyera estos importes y que correspondiera a ejercicios no prescritos. Como lógicamente el desconocimiento de la ley no exime de su cumplimiento, todos aquellos que no presentaran su declaración de la renta correctamente poco podrían hacer más que pagar las cantidades que Hacienda les reclama.

Sin embargo las múltiples protestas por este comportamiento han llevado al Gobierno a decidir que se inicie un periodo de regularización en el que de manera voluntaria los contribuyentes que se encuentren en esta situación puedan presentar las liquidaciones correspondientes y, por lo menos, ahorrarse la sanción, que puede llegar a ser de 150 euros por cada año.

Por tanto entre el 1 de enero y el 30 de junio de 2015 deberán ponerse al día en lo que se refiere a los ejercicio anteriores y, lógicamente, declararlas a partir de ahora en la renta para evitarse más problemas.

Otras noticias de interés

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.