Redacción Gedesco | 3 Noviembre 2015 | Consejos para empresas

Los gastos que ponen en peligro la liquidez de un autónomo

Los gastos que ponen en peligro la liquidez de un autónomo

Los profesionales autónomos deben hacer frente cada mes a una serie de gastos. Facture lo que facture, e ingrese lo que ingrese, los gastos fijos de un autónomo son ineludibles y en muchas ocasiones ponen en riesgo su liquidez. Mientras que los primeros días del mes son de alegría para un asalariado, en el caso de un autónomo puede convertirse en uno de los momentos más duros.

Durante la última o primera semana de cada mes al trabajador por cuenta propia le llegan una serie de cargos de importante cuantía. Sin embargo, los cobros por los trabajos realizados o productos vendidos no llegan con la misma puntualidad, lo que genera desequilibrios de caja e, incluso, amenaza la continuidad del autónomo.

Los gastos a los que hace frente el autónomo

  • Cada tres meses, o todos los meses, depende del trabajador, deberá abonar el IVA correspondiente de cada una de sus facturas emitidas. Las haya cobrado o no, el 21% IVA debe abonarse.
  • Cada tres meses, también debe hacer frente al pago del IRPF.
  • Gestoría o asesoría. Con tantos cambios normativos, nuevas ayudas, leyes, etc. los procedimientos a la hora de presentar documentación, impuestos, etc., cambian constantemente. Además, el desconocimiento de una ley no exime de su cumplimiento, por lo que el autónomo puede tener problemas legales si no tiene todas las cuentas en orden. Por ello, se hace importante contar con una gestoría que ayude al autónomo a llevar toda la documentación, impuestos, cuentas, etc. Este gasto es variable y depende del servicio, las promociones, etc. pero es difícil encontrar propuestas por menos de 50 euros al mes.
  • Cuota mensual de la Seguridad Social. Todos los meses los trabajadores por cuenta propia deben pagar su cuota como Trabajadores autónomos. Con la nueva Ley, los trabajadores que se den de alta pueden acogerse a la tarifa plana de 50 euros al mes. Sin embargo, esta ayuda es de carácter temporal, y poco a poco irá aumentando. Pasados dos años y medio, todo autónomo, facture lo que facture, debe pagar, al menos, una base mínima de cotización, que ronda los 280 euros.
  • Los autónomos con empleados a su cargo deberán hacer frente no solo al salario de cada trabajador, sino también la Seguridad Social de cada uno de ellos. Esta cuantía dependerá del salario, el cargo, la categoría profesional, etc.
  • Si, además, el negocio se desarrolla en un local físico, deberá pagar el alquiler del local todos los meses.
  • Dependiendo de la actividad que desarrolle el autónomo necesitará un tipo de material u otro. Si es una oficina, ordenadores, material de papelería, etc. y si, por ejemplo, tiene un restaurante, vasos, servilletas, etc. y todo ello imprescindible para poder continuar con la actividad, por lo que se posiciona como un gasto fijo e inevitable. En definitiva, hay que ir reponiendo material, como folios, etc., o reestableciendo vasos o platos que puedan romperse, por poner algunos ejemplos.
  • Mantenimiento y alojamiento de una página web. Hoy en día, por pequeño que sea un negocio, si no está en Internet no existe. Prácticamente cualquier autónomo cuenta con una página en la que darse a conocer a sus potenciales clientes, describir sus servicios, aportar sus datos de contacto, etc. La contratación de un alojamiento y un dominio para mantenerla activa también conlleva un coste mensual (o anual) que se debe asumir.
  • Ya sea en un local, en unas oficinas, o incluso en el propio hogar, un autónomo tendrá que pagar cada mes los gastos correspondientes a: agua, luz, gas, teléfono e internet.
  • Según la actividad y el lugar en la que se desarrolle se necesitará uno tipo u otro de seguro. En la mayoría de las actividades profesionales, este seguro es obligatorio, por lo que debemos contar con él sí o sí.

Gastos que acechan a los autónomos y que pueden generar problemas de liquidez. Por todo lo anterior, siempre es recomendable contar con servicios adicionales que les ayuden a cobrar cuanto antes sus facturas y disponer de efectivo para poder seguir desarrollándose. Por ejemplo el factoring, que permite adelantar el importe de las facturas por cobrar.

Otras noticias de interés

  • La nueva Ley que modifica aspectos básicos de los autónomosLa nueva Ley que modifica aspectos básicos de los autónomos El pasado día 10 de octubre entró en vigor la nueva Ley de Fomento del Trabajo Autónomo y la Economía Social (Ley 31/2015), que afecta a los profesionales autónomos en España. Los […]
  • Emitir facturas en el extranjeroEmitir facturas en el extranjero Cualquier empresario, independientemente del tamaño de su empresa, puede realizar negocios con empresas de otros países. Al igual que sucede dentro de nuestro país, dicho empresario deberá […]
  • Subvenciones a pymes que registren patentesSubvenciones a pymes que registren patentes Las pymes que registren patentes pueden beneficiarse de una serie de subvenciones. No obstante, deberán cumplir alguno de los siguientes requisitos según el Programa para el Fomento de […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.