Redacción Gedesco | 29 Enero 2014 |

Los Expedientes de Regulación de Empleo y su funcionamiento

eres de empleo

Los Expedientes de Regulación de Empleo (EREs) son los procedimientos administrativos que han de seguirse para la suspensión o cese de los contratos de trabajo de un número determinado de trabajadores de una empresa. Se refieren siempre a procedimientos colectivos y no siempre conllevan el despido de los trabajadores, existe EREs de suspensión y de reducción de jornada.

Los motivos que pueden originar un ERE son la desaparición de la empresa; la aparición de causas económicas, técnicas, organizativas o de producción que pongan en duda la viabilidad de la empresa o causas de fuerza mayor que impidan la actividad empresarial.

Se considerará un procedimiento colectivo, que hará obligatoria la tramitación de un ERE, cuando la medida afecta a un mínimo de 10 trabajadores en empresas de menos de 100 empleados; al 10% de los trabajadores en empresas de entre 100 y 300 empleados y a 30 trabajadores si la empresa tiene 300 o más empleados.

El ERE se promueve, generalmente, por parte de la empresa, si bien hay casos en los que pueden ser los trabajadores los que lo soliciten, sólo en los casos en los que se entienda que es la mejor solución para evitar que la situación de la empresa pueda empeorar.

El desarrollo del ERE

La solicitud del ERE ha de hacerse ante la autoridad laboral, pero antes la empresa ha de abrir un periodo de consultas con los trabajadores y sus representantes a los efectos de llegar a un acuerdo sobre los términos del mismo (indemnizaciones, número de personas afectadas, duración de la suspensión si procede, reducciones de jornada si procede, etc.)

Este periodo de consultas debe durar un mínimo de 15 días. Hay que destacar que estas consultas no son sólo un mero trámite, muchos EREs han sido rechazados por considerar que ese periodo no se ha desarrollado debidamente ya que el empresario no ha negociado ningún aspecto de las condiciones propuestas y sólo se ha limitado a imponer las suyas y dejar que transcurra el plazo legal.

Una vez que ha terminado la fase de consultas se envía la solicitud del expediente a la autoridad laboral. Esta ha de autorizar el procedimiento en base a los motivos que lo originan y la documentación aportada para justificarlo. El plazo de contestación de la solicitud de expediente es de 15 días naturales desde su solicitud, la resolución del mismo implicará su denegación o su aprobación y la de los términos del mismo. En cualquiera de los casos esta decisión es recurrible por las partes en caso de desacuerdo con la misma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.