Redacción Gedesco | 4 Junio 2014 |

Línea de crédito o de descuento de pagarés. ¿Qué elegir?

linea de crédito de descuento de pagares

Cuando buscamos financiación, existen numerosas posibilidades que muchas veces no tenemos en cuenta, bien porque ni las conocemos, bien por desconfianza. Esto es un gran error, ya que en función de nuestras necesidades y nuestra situación en cada momento, será mejor adoptar una vía u otra.

Y es que hay vida más allá del típico préstamo de toda la vida, por el que nos dan una cantidad determinada de dinero que nosotros tenemos que devolver en un periodo determinado de tiempo con sus respectivos intereses. No es que haya una modalidad de financiación mejor que otra, simplemente hay más posibilidades.

Hoy vamos a hablar de las particularidades de una línea de crédito y de una línea de descuento de pagarés, para que a la hora de elegirlas tengamos claro si es lo que necesitamos en ese momento o deberíamos inclinarnos más hacia a otras formas de financiación alternativa como también puede ser el factoring, del que ya hemos hablado en otras ocasiones.

La línea de crédito, uso más extendido

La línea de crédito podría ser considerada el producto más parecido al préstamo de toda la vida y que ya está muy extendido entre el empresariado. Lo fundamental es que las líneas de crédito suelen tener un tope y se puede ir utilizando la cantidad que se necesite, siempre y cuando no se supere ese límite.

De este modo, se consigue una gran adaptación y se evitan muchos problemas derivados de pedir prestado más cantidad de dinero de la que realmente necesita nuestra empresa.

Por qué elegir una línea de descuento de pagarés

Pero ¿qué es una línea de descuento de pagarés? Una línea de descuento es quizás un producto más adaptado y específico para las empresas, tanto grandes como pequeñas, ya que en este caso lo que se financian son las ventas. Como muchas veces nuestros clientes nos pagan con instrumentos comerciales a medio plazo, con esta línea de descuento de pagarés, teniendo unas previsiones de ventas, una entidad financiera nos adelantará los cobros de estos clientes.

De hecho, existen determinadas empresas como Gedesco que combinan ambos servicios para ofrecer una mayor personalización. Esta combinación de ambos productos supone lo que ellos llaman doble financiación, ya que teniendo una línea de descuento de pagarés, podremos acceder a una línea de crédito con hasta un 30% adicional del importe descontado.  De esta manera, si tenemos una empresa, podremos obtener las ventajas de ambas formas de financiación. Interesante, ¿verdad?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.