Redacción Gedesco | 9 Febrero 2015 |

Una nueva ley para fomentar la financiación de las pymes

Geld und Recht

A lo largo del 2014 hemos podido asistir a la evolución de la Ley de Fomento de la Financiación Empresarial. Pues bien, el proceso que ha seguido esta ley está llegando a su fin y todo parece indicar que para mediados de este año estará lista.

Y es que el pasado 7 de enero el Congreso de los Diputados aprobó esta ley que ya está lista para enviarse al Senado y volverá al Congreso para su ratificación y aprobación definitiva. Por ello, cabe esperar que la ley no sufra muchos cambios en esta etapa final. Considerada muy positiva por algunos partidos e insuficiente por otros, veamos los rasgos fundamentales de este texto que tiene como objetivo mejorar el acceso a la financiación de las pymes.

Regulación de algunas formas de financiación no bancaria

La legislación y la regulación del crowdfunding ha sido uno de los asuntos que ha estado en la mesa del Gobierno a lo largo de todo el pasado año y en el que se ha ido avanzando poco a poco. En este sentido, la Ley de Fomento de la Financiación Empresarial también incluye aspectos sobre el crowdfunding estableciendo límites para la captación de un proceso de financiación de estas características e intentando garantizar la máxima transparencia.

También se pretende fomentar el acceso de las pequeñas empresas al MAB (Mercado Alternativo Bursátil), flexibilizando el paso de las empresas de la Bolsa a este mercado alternativo. Además, se quieren poner en marcha medidas para evitar que vuelvan a pasar casos como el de Gowex, por lo que se establecerá un techo de capitalización de 500 millones de euros para participar en el MAB.

Cambios en la financiación y la inversión

Según esta ley, se establecerá una diferenciación de inversores en lo que respecta a su nivel de profesionalidad, diferenciando a los acreditados (con más profesionalización) y a los no acreditados. Uno de los matices entre pertenecer a un grupo u otro es que mientras que los acreditados pueden invertir sin límites, los no acreditados sí tienen limitaciones.

Otra de las medidas más importantes de la nueva norma es que las entidades de crédito deberán avisar con antelación a las pymes y a los autónomos si se producen cancelaciones o reducciones de su financiación. De este modo, las empresas más pequeñas contarán con un mayor margen de maniobra para encontrar otras fuentes de financiación alternativa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.