descontamos pagarés de esta empresa
Gonzalo García Crespo | 22 Noviembre 2012 | Casos de éxito

Las ventajas de jugar: Akaoni Studio

La industria de los videojuegos ha crecido hasta acercarse a la cinematográfica. Tiene producciones con presupuestos que rozan los 100 millones de dólares, cuenta con sagas de ventas estratosféricas y resulta, en definitiva, sumamente rentable. Sólo el año pasado, facturó cerca de 52.000 millones de euros. Este panorama, al igual que sucede en Hollywood, está dominado por las grandes compañías, la gran mayoría de origen japonés y estadounidense. Sin embargo, siempre hay espacio para los más pequeños, pymes que alcanzan el éxito únicamente a base de creatividad. Es lo que le sucedió a la empresa valenciana Akaoni Studio.

Su responsable es José Manuel Iñiguez, un joven valenciano que, a los 18 años, se trasladó a Japón para aprender el oficio. Allí estudió creación, programación y producción de videojuegos en el Hall College of Technology de Nagoya, en el país oriental, después de lo cual regresó a España para poner en marcha su propio proyecto. Así nació Akaoni Studio, una empresa desarrolladora de videojuegos fundada en enero de 2009. Y aunque en el estudio había ilusión y talento, seguramente nunca soñaron que el éxito les llegaría a la primera de cambio.

La razón se llamó Zombie Panic in Wonderland, el primer juego creado por Akaoni. Tras su lanzamiento, consiguió colocarse en el número uno de los rankings mundiales de WiiWare (la plataforma de distribución digital de la consola Wii de Nintendo), logrando convertirse en el primer y único videojuego español que llegaba al primer puesto de un ranking japonés.

Zombie Panic in Wonderland es un videojuego de acción en tercera persona inspirado en fuentes tan variadas como Alicia en el País de las Maravillas, de Lewis Carroll, las antiguas leyendas japonesas, los cuentos populares de los Hermanos Grimm y el género de terror. Con una estética muy al gusto japonés, el juego recuperaba el aroma de los productos del pasado, difíciles, rápidos y divertidos. En definitiva, una mezcla atrevida y original que contó con el beneplácito de los usuarios. Todo elaborado por un núcleo de cinco personas, a los que se añadieron varios colaboradores en distintas fases del proyecto. En total, un bombazo fraguado por tan sólo 15 profesionales.

En un mundo controlado por las grandes empresas, un éxito como el de Akaoni Studio no habría sido posible sin las nuevas plataformas de distribución digital de videojuegos, lo que abarata enormemente la distribución y permite a las compañías y a los juegos independientes encontrar un hueco en un mercado muy competitivo. Como declaró el fundador del estudio en esta entrevista, “excepto en contadas ocasiones, España se había quedado fuera de la industria del videojuego internacional. Pienso que no por falta de talento, sino por la barrera tan grande que era la inversión necesaria para afrontar un proyecto competitivo”. Una situación que, según él, está cambiando gracias a “la fuerza que han ganado la distribución digital y los videojuegos con costes de desarrollo más asequibles”.

Actualmente, la empresa está centrada en el desarrollo de nuevos proyectos con los que seguir alimentando un sueño que hace una década habría parecido imposible.

suscribirse al blog de gedesco¿Te ha gustado el artículo? Recíbelos gratis en tu correo


Otras noticias de interés

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.