Redacción Gedesco | 24 Noviembre 2015 |

Las empresas no cumplen con la normativa de pagos

Las empresas no cumplen con la normativa de pagos

El 80% de las empresas en España no cumplen con la normativa europea de la autorización de pagos, tal y como se publica en el diario ABC. El problema es serio, como veremos a continuación. Cuando hablamos de normativa de pagos, nos referimos a la forma en que las empresas se relacionan entre ellas a la hora de abonar las facturas.

El proceso en el que se han detectado anomalías es el que se conoce comúnmente como remesa. Es decir, si prestas servicios mensuales, probablemente estés cobrando a tus clientes mediante este proceso, que consiste en extraer mensualmente la cantidad de dinero acordada mediante una orden bancaria sobre la cuenta de tu cliente. Pero, ¿realizamos en España correctamente este proceso?

La normativa SEPA

La normativa europea SEPA, obliga a que todos los datos de facturación de los clientes de una empresa estén firmados por el deudor, quedando constancia de que autoriza el domicilio de los pagos en su cuenta bancaria. Las empresas tienen hasta febrero de 2016 para adaptarse a la nueva ley, y el 80% de las empresas en nuestro país no lo cumplen. De esta manera, los clientes pueden devolver el recibo en un plazo máximo de 13 meses y alegar que no existía autorización.

Las empresas deben adaptar sus sistema financieros, tal y como señala la normativa europea, y también deben tener el mandato firmado para la gestión de los cobros. Esta última es la que la mayoría de las empresas españolas están pasado por alto, y tan solo disponen hasta febrero para cumplir con esta obligación.

También existen determinadas compañías que lo que han hecho ha sido realizar este proceso en papel, de forma que se ha alargado en el tiempo y ha resultado ser ineficiente, ya que en la mayoría de los casos el mandato que se envía en papel, no se devuelve firmado. Al final, resulta un proceso en el que se pierden recursos de tiempo y de dinero y no se consigue el objetivo final, por lo que es recomendable recurrir a soluciones basadas en las últimas tecnologías, que permitan cumplir con la normativa y conseguir esta firma de forma rápida y eficaz.

Las remesas

Las empresas suelen recurrir a la emisión de remesas como opción para cobrar el importe de sus facturas. Es un método a través del cual el cliente permite que la empresa que le presta servicio retire de su cuenta bancaria la cantidad pactada en la fecha acordada, cada mes. Funciona como una especie de giro o domiciliación, y la empresa recibe el dinero por los servicios prestados a tiempo. Hasta ahora no era necesario contar con ningún tipo de documento firmado que autorizara a la empresa realizar esta gestión. Sin embargo, en la actualidad la UE ha puesto en marcha una normativa a través de la cual se obliga a que las empresas cuenten con este documento.

El confirming como alternativa

Las empresas pueden optar también por el confirming y dejar en manos de un tercero la gestión de sus pagos. De esta manera, no tendrán que prestar atención a este tipo de detalles legales que, en cualquier caso, se encargará de gestionar la entidad financiera a la que se ceda la elaboración de los pagos.

El cheque o el pagaré es otro sistema de pago con el que se evita tener que firmar el documento de permisos, tal y como indica la normativa de pagos europea. En el caso del cheque, la persona que lo emite aporta un documento totalmente legal con una cantidad de dinero indicada, para que el que lo vaya a recibir solo tenga que ir a una entidad bancaria. En el caso del pagaré, la entidad que lo emite se compromete a pagar una cantidad de dinero en un plazo determinado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.