Redacción Gedesco | 14 Julio 2015 |

Las empresas familiares vuelven a invertir desde que comenzó la crisis

Las empresas familiares vuelven a invertir desde que comenzó la crisis

Las empresas familiares parecen ver el final del túnel. La crisis ha golpeado a todo el sector empresarial, aunque las organizaciones más pequeñas han sufrido en mayor medida este impacto. Este es el caso de las empresas familiares que, como su propio nombre indica, tienen un tamaño menor que una gran multinacional, debido a ese carácter familiar.

Más concretamente, una empresa familiar es aquella fundada por una persona particular o varias personas que pertenecen a la misma familia. Es por ello, que los votos son propiedad de sus fundadores, aunque también pueden pertenecer a la persona que ha adquirido el capital social de la empresa familiar o, incluso, ser propiedad de los familiares más directos de los fundadores, como son los hijos, padres o maridos y esposas. La empresa familiar también implica que al menos un miembro de la familia participa en la gestión de la propia empresa

En el caso de compañías cotizadas, adquirirán el valor de empresa familiar cuando el fundador de la compañía, la persona que adquirió el capital social o los familiares poseen el 25% de los derechos de voto que son adquiridos por el capital social.

La vuelta a la inversión de las empresas familiares

Durante el primer semestre de 2015, las empresas familiares han experimentado una pequeña recuperación económica. Esto ha generado un clima de confianza positivo, que les lleva a afirmar que volverán a invertir. De hecho, el 40% de las empresas familiares ha aumentado sus ventas, aunque todavía los precios no han alcanzado los mismos niveles que antes de la crisis, según el 13º Barómetro de la Empresa Familiar. Por su parte, el empleo en las empresas familiares se ha mantenido o incluso mejorado en el 92% de las mismas, con el 23,5% de ellas que han contratado a nuevo personal en los últimos seis meses.

El motivo que ha reinvertido la situación de las empresas familiares ha sido el aumento de la demanda, que ha propiciado mayores ingresos, y la posibilidad de que las empresas familiares vuelvan a invertir, con la intención de involucrarse en nuevos proyectos que estarán encaminados a la renovación tecnológica.

Los datos sobre la inversión de las empresas familiares son esperanzadores. El 60,7% de las empresas familiares encuestadas afirman que han mantenido la inversión. El 21,4% de las empresas asegura que, incluso, han aumentado sus inversiones.

Las características de las ventas de las empresas familiares

Es ya una realidad que las empresas familiares han aumentado las ventas. Este hecho se ha visto propiciado por las exportaciones, que han generado beneficios al 19,2% de las empresas familiares. De esta forma, casi el 92% de las empresas españolas han conseguido el mismo volumen de ventas en el extranjero, o lo han superado.

En estas cifras también han tenido importancia la evolución de los precios, que se ha reducido considerablemente. El 28,2% de las empresas familiares ha tenido que reducir los precios para conseguir un aumento de las ventas, frente al 8,2% que han los han incrementado en lo que llevamos de año.

¿Qué ocurre con la continuación de las empresas familiares?

La evolución de la empresa familiar es muy dispar, en lo que se refiere a quién seguirá siendo el propietario de estas organizaciones. El 27% de las empresas familiares se plantea una transmisión de los derechos de la compañía, mientras que el 14% solo concibe la sucesión familiar. Por su parte, el 7% de los gerentes se plantea la opción de vender la empresa familiar y el 6% tiene intención de ‘echar el cierre’.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.