Redacción Gedesco | 22 Agosto 2012 | Consejos para empresas

Las cosas claras (y el café oscuro)

Las cosas claras

La gente dice que es sano escribir un blog antes de pensar en un libro. Los que me conocen, que soy incapaz de hacer algo durante más de 6 meses, por lo que mejor ir directamente a por el libro. Así que en el orden incorrecto, empiezo mi colaboración en este blog. Esto es una nueva aventura. Una aventura que empieza.

Cuando hablamos de emprender, de empezar un proyecto, una empresa, y ya lo iremos viendo, se habla de tres conceptos claros (sí, sé que hay muchos más pero para mi estos tres son imprescindibles): tener una idea, ganas e ilusión y ser perseverante. Sin estos tres ingredientes la sopa no saldrá buena, por muchos otros ingredientes que añadamos (inversores, un gran local, etc…). Además los tres ingredientes tiene un punto a favor: no valen dinero. Y como tantas cosas de la vida (el sexo entre ellas), si son gratis, son buenas, y cuando pagas o te pagan por ellas, de repente pierden todo su valor.

Dicen que una vez empezado el proyecto, al cabo de poco tiempo, el emprendedor se vuelve empresario. En muchos países eso sería bueno. En España, esto es una condena a cadena perpetua. Si eres empresario, eres corrupto, racista, homófobo, amante de los despidos procedentes y enemigo de los sindicatos y piquetes los días de huelga general. Y a la gente le dirá igual que le digas que no odias nada de eso (quizá los piquetes, pero nada más). Así que lo más importante después de esa primera fase será dejar claro: eres empresario, ni corrupto, ni racista, ni homófobo, ni amante de ningún despido ni enemigo de ningún sindicato. Y cuando alguien intente añadir una coletilla a tu título de empresario, probablemente sólo quede añadir esa frase tan famosa: Las cosas, claras. El café, oscuro.

Así que, intentando mezclar la idea de emprender con escribir, quiero proponer algo (igual se suma alguien, igual nadie, veremos): busca un tema que te guste e interese relacionado con la emprendeduría (o algún proyecto o mercado de tu agrado). Abre un blog o rescata ese que tenías hace tiempo. Oblígate a escribir como mínimo una vez a la semana. Y al final de cada post iré enlazando esos otros posts de la red de “emprendedores marrones” (no se me ha ocurrido una mejor manera de llamarlo). ¿Quién se apunta? ¿Te haces “marrón”?

Otras noticias de interés

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.