descontamos pagarés de esta empresa
Gonzalo García Crespo | 27 Noviembre 2012 | Casos de éxito

La sal de la vida: Lanzarote Natural

Lanzarote no es el paraíso soñado por cualquier agricultor. El clima seco, la escasez de precipitaciones, la carencia de recursos acuíferos, la erosión causada por el viento y el dominante terreno volcánico no lo convierten en el lugar ideal para los cultivos. Sin embargo, haciendo de la necesidad virtud, los habitantes de la isla han sabido utilizar el ingenio hasta convertirse en un importante productor de vino, cebolla o patatas. Un ingenio heredado por uno de los hijos de la isla, Daniel Lasso, que con su empresa Lanzarote Natural ha logrado el éxito con productos exclusivos de esta isla canaria.

Lanzarote Natural comercializa cremas hidratantes  de aloe vera, de cactus, de vino o de leche de cabra de Tinajo, siguiendo la intención de su fundador de “fusionar la producción agrícola de Lanzarote con cosméticos de alta tecnología”. La compañía también vende productos alimenticios cultivados en la isla como el licor de leche de cabra, el perejil, la pimienta negra y la sal.

La empresa comenzó su andadura centrada en el mundo de la cosmética natural, elaborada a partir de materias primas, naturales y ecológicas, nacidas de la singular agricultura de Lanzarote. Entre sus numerosas creaciones destaca una crema de vino, elaborada a partir de la uva, que aprovecha las propiedades antioxidantes y regenerativas de este producto que, hasta hace poco, a nadie se le habría ocurrido extenderse sobre la piel. O la gama de cremas de leche de cabra, aloe e incluso de cactus, basándose en su elevada capacidad hidratante. Según cuenta Daniel Lasso en la web de esta compañía, “casi el 80% del aloe y del cactus es agua. De hecho, cuando nuestros abuelos en los años 30 iban a Guatiza, Mala y Arrecife, los camellos comían tuneras (una planta tipo cactus) para hidratarse”.

Pero quizá el producto estrella de Lanzarote Natural sea la sal. Este mismo año, la empresa ha sacado al mercado una sal alimenticia en formato gourmet que se extrae de las profundidades marinas de la isla. Su método de obtención es innovador: Lanzarote Natural colabora con una escuela de buceo que encontró la zona ideal para situar el tubo de extracción de agua, a 100 metros de profundidad y 300 de la costa. “El agua a partir de la que se genera la sal es más pura y cristalina que la que se coge de la orilla” explica Daniel Lasso, en declaraciones recogidas por la Cámara de Comercio de Lanzarote. Esto permite -añade Lasso- que la sal obtenida sea de una calidad tan grande que aspira a colocarse entre “las primeras categorías del mundo, junto a la conocida y saludable sal del Himalaya”. Este producto procede de las salinas de Guatiza, situadas al nordeste de la isla y conocidas con el nombre de Los agujeros. Están consideradas Bien de Interés Cultural por el Gobierno de Canarias.

Sólo un mes y medio después de comenzar a vender esta sal, Lanzarote Natural ya había vendido cerca de 2.500 kilos de este producto en 11 países, entre los que se encontraban Suiza, Portugal, Holanda, Alemania, Reino Unido, Australia y Japón. En conjunto, la empresa vende sus productos en bodegas de Lanzarote, en farmacias del resto de España y en más de una decena de países extranjeros. Además, sus creaciones pueden adquirirse a través de su página web.

Por último, cabe destacar que Lanzarote Natural promociona un turismo activo que respete el medio ambiente, con proyectos como Apadrina Lanzarote y Nuestra Abuela en la Cocina.

 

Otras noticias de interés

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.