Redacción Gedesco | 20 Agosto 2014 | Economía para todos

La problemática legal sobre el periodo de prueba de un año

despido

Una de las características principales de los contratos indefinidos de apoyo al emprendedor era la cláusula que permitía fijar un periodo de prueba de un año para los trabajadores contratados mediante esta modalidad.

Eso da la posibilidad a la empresa de prescindir de los servicios de estos trabajadores en cualquier momento, dentro de ese periodo de un año, sin necesidad de preavisar al trabajador ni de pagarle indemnización alguna.

Esta medida fue muy discutida desde el pricipio, de hecho algunas comunidades autónomas interpusieron un recurso de inconstitucionalidad sobre la misma. Dicho recurso acaba de fallarse hace poco y permitiría que la medida se mantuviera.

La problemática legal

Lo cierto es que antes de fallarse este recurso ya se habían emitido varias sentencias que fallaban a favor del trabajador y negando un periodo de prueba tan largo.

Los juzgados de lo social alegaban que tanto el Estatuto de los Trabajadores como la normativa laboral de la UE no permiten un periodo de prueba superior a seis meses, por lo que aquellos despidos producidos después de ese plazo no podrían considerarse por no superar el periodo de prueba aunque las condiciones del contrato así lo estipularan.

Ahora nos encontramos con que el Tribunal Constitucional sí avala el periodo de prueba de un año. Por tanto aquellas empresas que perdieron sus casos en primera instancia podrán recurrir hasta llegar al Constitucional, que probablemente les acabará dando la razón.

Sin embargo, teniendo en cuenta que la legislación comunitaria prevalece sobre la española, bastaría con que el Tribunal Superior de Justicia de la UE admita algún recurso sobre el fallo español, recursos que ya se han anunciado, para volver a anular de nuevo el periodo de prueba de un año.

El problema es la inseguridad jurídica que se produce hasta que llegue ese momento, que puede tardar años. Un trabajador despedido en estas condiciones puede encontrarse con que el Juzgado le dé la razón, tras los correpondientes recursos el Tribunal Constitucional se la quite y si durante ese tiempo se acaba produciendo un fallo en Europa el TSJUE se la vuelva a dar.

Mientras tanto uno ya no sabe con qué carta quedarse y si la empresa puede acogerse al contrato para realizar el despido o si finalmente el trabajador sólo puede estar esos seis meses a prueba y no doce.

Foto: Flick | rbrwr

Otras noticias de interés

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.