descontamos pagarés de esta empresa
Redacción Gedesco | 25 Septiembre 2012 |

La historia con la que sueñan todos los editores: Editorial Gigamesh

Editorial Gigamesh

El mundo editorial es un misterio que nadie ha resuelto aún. “Es para mí una fuente de perpetua perplejidad la cuestión de por qué la gente compra nuestros libros”, dijo el mítico editor Alfred Knopf. En este universo, el Santo Grial que buscan casi todos los profesionales se llama best seller, pero lo cierto es que nadie ha encontrado la fórmula infalible para dar con él. Basta ver algunos de los libros que han llegado a lo más alto de la lista de ventas en EE UU, como la Breve historia del tiempo de Stephen Hawking -una obra sobre astrofísica–, para saber que el marketing no es la panacea. Hay mucho de suerte, de casualidad pura y dura, de confluencia de toda una serie de circunstancias que nadie podía prever. Y, por supuesto, de buen ojo a la hora de detectar una obra que, en potencia, puede atraer a las masas.

Es, básicamente, lo que le ha sucedido a la Editorial Gigamesh. Especializada en libros de terror, fantasía y ciencia ficción (un ámbito generalmente minoritario pero con un público fiel), es un proyecto personal de Alejo Cuervo, que en los años 80 poseía (y posee) en Barcelona una librería especializada en estos géneros. Poco después fundó una revista y creó unos premios con los que se reconocía la labor de autores españoles y extranjeros en la fantasía y la ciencia ficción. Después de pasarse años aconsejando y orientando a los lectores que acudían a la librería, crear una editorial era el siguiente y casi inevitable paso. Nació en 1999.

Cuarentena, de Greg Egan; Las puertas de Anubis, de Tim Powers; Lámpara de noche, de Jack Vance fueron los primeros títulos publicados por Gigamesh. La idea, según declaró Alejo Cuervo el año de la fundación al diario El País , era “publicar la ciencia ficción clásica y los libros realmente ambiciosos, innovadores, que vayan apareciendo en el panorama del género”. Según comentó, la situación era propicia para las pequeñas editoriales: la fantasía y la ciencia ficción eran muy minoritarias para resultar interesantes a las grandes casas de publicación, así que él podía hacerse con títulos interesantes. “Hice una lista de los ocho títulos que creía ideales para empezar, clásicos, revolucionarios, y me he hecho con todos, nadie los perseguía”, señaló.

Así se hizo, en el año 2002, con Juego de Tronos, una novela publicada en EEUU en 1996 por un autor casi desconocido, George R.R. Martin, que llevaba más de diez años sin escribir una novela. Fue el primer libro de una saga llamada Canción de Hielo y Fuego, al que siguieron cuatro continuaciones, todas publicadas aquí por Gigamesh: Choque de Reyes, Tormenta de Espadas, Festín de Cuervos y Danza de Dragones, que acaba de llegar a las librerías españolas.

No fue, ni mucho menos, un éxito inmediato, pero la popularidad de la saga fue creciendo poco a poco… y en 2005, con la aparición en EEUU del quinto libro, ya generaba una gran expectación. El estreno en 2011 de la serie de televisión, basada en los libros, puso la puntilla. Gigamesh lleva vendidos en España más de 700.000 ejemplares de esta serie de libros, 400.000 sólo el año pasado. Sin contar las cifras que logrará el quinto volumen, una de las obras más esperadas de los últimos años… Cuervo pagó 5.000 dólares por los derechos del primer libro.

Hoy, Gigamesh sigue siendo una editorial pequeña que en ocasiones se ha visto desbordada por la excesiva demanda. Sin embargo, es difícil pensar que se lamenten por ello. Ya se sabe, es la misteriosa magia del best seller.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.