Redacción Gedesco | 18 Marzo 2014 | Economía para todos

La fiscalidad de los regalos de los bancos

regalos-entidades-financieras-fiscalidad-Hacienda-declaración-IRPF

Viene siendo una práctica comercial muy habitual por parte de las entidades financieras el ofrecer regalos para captar clientes o que éstos contraten determinados productos. Los equipos electrónicos que se ofrecen por domiciliar una nómina o los pequeños electrodomésticos, vajillas o cuberterías que nos dan por contratar un determinado depósito son sólo algunos de los ejemplos más típicos.

Sin embargo, desde el punto de vista de Hacienda, estos obsequios tienen la consideración de remuneración en especie. Por tanto los clientes han de tributar por los regalos recibidos.

Los regalos en el IRPF

El valor de los regalos se ha de incluir en la declaración del IRPF como rendimiento del capital mobiliario, es decir tiene la misma consideración que los intereses, los dividendos de acciones, etc. Para declararlos el banco nos enviará un certificado de retenciones, en el que se indicará el valor de los regalos recibidos y la retención a cuenta que ha hecho sobre este valor y que están obligados a practicar.

Aquellos contribuyentes que no están obligados a presentar declaración de la renta, por no superar los mínimos establecidos para esta obligación, han de tener en cuenta ésto, ya que los regalos recibidos podrían hacer que sí estén obligados a hacer la declaración.

El valor de los regalos computa a la hora de comprobar si se supera el límite de ingresos por rendimientos del capital mobiliario a partir del cual un contribuyente debería presentar declaración de IRPF.

Por tanto será necesario considerar el factor fiscal a la hora de aceptar dichos “regalos”, ya que éstos pueden salir más caros de lo que podemos pensar, ya que su valor incrementa la base de cálculo del IRPF y la cantidad que debemos pagar anualmente a Hacienda.

Otras noticias de interés

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.