Redacción Gedesco | 16 Diciembre 2013

La documentación necesaria para poder solicitar un crédito

Las posibilidades de obtener un crédito dependen en gran medida de la posibilidad de demostrar la solvencia del que lo solicita. La entidad bancaria facilitará la financiación a aquellos que puedan acreditar la capacidad de devolver esa deuda por lo que es importante tener en cuenta cuál es la documentación necesaria para poder solicitar un crédito.

Dicha documentación puede variar en función de si el solicitante es un particular o una empresa y del destino del dinero solicitado y también puede variar de una entidad a otra.

Un particular básicamente debes presentar la última declaración de la renta, las últimas nóminas en caso de los trabajadores o los pagos fraccionados para los autónomos y una declaración en las que se relacionen los bienes de los que se disponga. Las empresas tendrán que presentar la información económica, balance cuenta de resultados, declaraciones de IVA, etc.

En todos los casos el banco puede solicitar la autorización para pedir al Banco de España la CIRBE, un informe que determina si el solicitante tiene otros créditos en vigor. De esa manera la entidad puede evaluar el endeudamiento previo de la persona o empresa.

A la vista de la información facilitada la entidad valora la conveniencia de dar o no la financiación y si lo considera oportuno puede pedir garantías o avalistas. En el caso de las hipotecas la garantía suele ser un inmueble del que se debe comprobar el valor (a través de una tasación), en el resto de operaciones la garantía es personal por lo que puede ser necesario que intervenga un avalista.

El avalista deberá presentar también su información económica, la misma que el solicitante, y puede ser cualquier persona que se preste a ello. Lo más habitual en el caso de los préstamos a empresas es que sean los socios los que avalen a su compañía.

Presentar toda la documentación y que se vea de forma clara la capacidad para hacer frente a la deuda que se va a contraer es fundamental. Por eso es esencial tener todo preparado, mostrar a la entidad financiera que somos fiables y que incluso tenemos alternativas si hubiera algún problema.

Este artículo pertenece a la categoría: