Redacción Gedesco | 25 Octubre 2015 |

La desaceleración en Brasil, y su efecto en la pyme española

La desaceleración en Brasil, y su efecto en la pyme española

Las empresas españolas buscan abrir nuevos mercados que les permitan crecer y desarrollar su negocio fuera de nuestras fronteras. Brasil ha sido, durante años, uno de los países emergentes y con más perspectivas de crecimiento, debido a su extensión y al alza en la capacidad de consumo de la clase media. Sin embargo, actualmente nos encontramos ante diferentes focos de crisis, tanto económicas como políticas. Entonces, ¿estamos en un buen momento para exportar o invertir en Brasil?

Las empresas siguen apostando por Brasil

Sergio Rial, presidente de la Cámara Oficial Española de Comercio en Brasil, ha asegurado a la Agencia EFE que las empresas siguen apostando por Brasil. A pesar de que la situación del país afecta a todos los sectores, y, por tanto, a todo tipo de empresas, el “impacto no es tremendo”. Además, las empresas españolas en Brasil son conscientes de que la inversión en este país es a largo plazo. Tal y como reconoce Rial, “las empresas siguen queriendo estar. No abres la mano de un mercado de 200 millones de personas. Brasil está entre las diez mayores economías del mundo; por tanto, la visión es a largo plazo, mientras que una crisis es a corto plazo”.

El problema en el que está inmerso Brasil es una recesión técnica. El Fondo Monetario Internacional prevé que la economía descenderá un 3% este año, con el peor resultado de los últimos 25 años. Sn embargo, se espera que en 2016 se estabilice, gracias a las medidas de ajuste fiscal que ha planteado el Ejecutivo con el objetivo de reequilibrar las cuentas públicas.

Efecto en el sector de las infraestructuras

Por su parte, Felipe Ezquerra, presidente del Comité de Infraestructura de la Cámara y vicepresidente de Arteris (del grupo Abertis), considera que esta crisis de Brasil tiene un doble efecto sobre las empresas dedicadas a las infraestructuras. Por un lado, se enfrentan a una situación complicada por la reducción de los presupuestos destinados a construcción de infraestructuras. Pero, por otro lado, se trata de una oportunidad para que las empresas privadas participen en proyectos de este tipo, gracias a las últimas iniciativas aprobadas, como el nuevo Programa de Inversión Logística (PIL).

Ezquerra también considera “lógico” que el proyecto del tren de alta velocidad de Brasil se haya paralizado. Se trata de un plan muy importante para empresas españolas, pero de un coste y complejidad elevados, por lo que se priorizan las inversiones hacia otros frentes.

Las pymes afectadas

Las pequeñas y medianas empresas españolas con presencia en Brasil están notando las consecuencias de la desaceleración económica en el consumo. No es el mejor momento para estas empresas, aunque según asegura Fernando Flores, presidente del Comité de Pymes de la Cámara, “este tipo de compañías están acostumbradas a lidiar con situaciones complejas”.

La política también está afectando de manera directa en la economía brasileña. Con tensiones entre la Presidenta Rouseff y la oposición, que ha llegado a pedir su dimisión.

Factoring de exportación para capear el temporal

Con un panorama económico y político tan inestable, muchas empresas no ven el momento de invertir y exportar sus productos a Brasil, a pesar de ser la mayor economía latinoamericana, y prefieren esperarse a que se estabilice. Otra de las alternativas, que además favorece el crecimiento y expansión de las empresas españolas es optar por el factoring de exportación. Esta herramienta permite que las empresas puedan seguir exportando sus productos a otros países y la entidad con la que se firme el factoring, se encarga de adelantar el cobro de sus ventas. Así, la empresa exportadora obtiene cobertura frente al riesgo comercial, financia sus ventas y delega la gestión de sus cobros, evitando los problemas derivados de los mismos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.