Redacción Gedesco | 31 Mayo 2016 |

La CIRBE: Qué es y para qué sirve

¿Quieres saber qué es la CIRBE? Te contamos en este detallado artículo los objetivos, para que sirve y porque es interesante.

Las siglas CIRBE hacen referencia a Central de Información de Riesgos del Banco de España. Se trata de una base de datos, que puedes consultar en cualquier momento, y que incluye los productos que entidades financieras como los bancos tienen contratados con sus clientes. Es probable que también hayas oído hablar de la CIR para referirnos a esta base de datos. Es normal, y completamente correcto.  La CIR y la CIRBE son exactamente lo mismo.

Pongamos un ejemplo para aproximarnos más a este concepto. Imaginemos que Juan ha solicitado un crédito a un banco para comprar un coche. Desde el momento en que se le concede el préstamo, la entidad bancaria está obligada a comunicar e incluir en la CIRBE esta operación, de manera que queda registrado que Juan tiene un riesgo contratado, en este caso un préstamos para comprar el coche.

Importancia y objetivos de la CIRBE

El Banco de España crea esta base de datos para controlar y valorar los riesgos financieros que contraen los propios bancos, empresas o personas. De hecho, los bancos consultan la CIRBE cuando van a valorar si un sujeto (sea persona física o jurídica) solicita un crédito a su entidad. Es una buena fuente de datos para conocer si esa entidad o persona ya tiene contraídos con anterioridad otro tipo de créditos o fórmulas de financiación.

Si cuentas con varias operaciones de financiación registradas en la CIRBE, el banco puede valorar que ya tienes excesivos riesgos financieros contraídos (descarga nuestra guía gratis), de manera que denegará tu solicitud para un nuevo crédito. En definitiva, la información recogida en esta base de datos sirve a las entidades financieras para realizar estudios de riesgo, que ayudan a determinar el ratio de impago de una deuda.

¿Es la CIRBE un fichero de morosos?

Existe mucha mitología  en torno a la CIRBE. Que una persona o institución, de ámbito público o privado, esté incluido en este fichero no es ni negativo ni positivo. La CIRBE no es un fichero de morosos. Simplemente es una fuente de información, que recoge los riesgos que una entidad o persona tiene contraídos con una entidad financiera.

Sólo se puede valorar de forma negativa en el caso de que no estés haciendo frente a la deuda exigida, cuestión que los bancos están obligados a incluir en el caso de que ocurra. Insistimos, por tanto, en que no debes preocuparte si tu nombre aparece en la CIRBE, porque si has contraído una hipoteca o tienes una tarjeta de crédito, lo más probable es que estés ya estés incluido, con el valor de las operaciones, el tipo de producto adquirido, el valor de la operación, etc.

En cualquier caso, siempre puedes revisar la información financiera que los bancos han incluido sobre ti o sobre tu organización empresarial en la CIRBE. Para conseguir estos datos, puedes acudir presencialmente a la calle Alcalá 48 de Madrid, donde encontramos la sede central del Banco de España, en horario de 8:30 a 14:00h.

También puedes solicitar los datos a través de Internet, haciendo uso del DNI electrónico certificado de firma digital, o un certificado específico en el caso de personalidades jurídicas. Incluso, se puede solicitar información por correo ordinario, con fotocopia del DNI y la dirección donde quieres recibir los datos certificados recogidos sobre ti en la CIRBE.

Por qué es interesante no acumular CIRBE

En el ámbito financiero, siempre es aconsejable no acumular CIRBE. Esto significa que, de cara a las entidades que conceden crédito, no tienes riesgos contraídos con otras entidades, por lo que las opciones de que te concedan un nuevo crédito, préstamo o fórmula financiera son mayores. ¿Existen, por tanto, formas de financiarse que no quedan registradas en la CIRBE? Sí. Soluciones de financiación alternativas, como el factoring, confirming o los préstamos amortizables permiten financiarnos sin sumar CIRBE, lo que amplía el abanico de posibilidades para obtener liquidez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.