Redacción Gedesco | 3 Junio 2013 |

Invertir en I+D+i ayuda a salir de la crisis

Invertir en I+D+i Invertir en I+D+i es fundamental en determinados sectores. Aquellas empresas que se dedican a negocios de alta tecnología o que están relacionados con la industria química deben apostar por la inversión en I+D+i. Pero no nos vamos a engañar, vivimos en España, en el año 2013 y la investigación es cara. Las grandes empresas en este sentido lo tienen mucho más fácil, pues cuentan con un margen mucho mayor para la inversión en I+D+i.

Aunque el pequeño y mediano empresario rara vez considera la posibilidad de hacer una gran inversión en I+D+i, un proyecto exitoso en este campo puede darnos una importantísima ventaja competitiva. Sólo hay que buscar dónde se le puede sacar la mejor rentabilidad a la inversión en I+D+i.

Una importante decisión con consecuencias

Innovar es una actividad de grandes acciones. Ya hemos comentado que suele suponer importantes inversiones, pero los resultados también pueden tener un alcance muy amplio. La rentabilidad de una inversión en I+D+i dependerá de cómo se planee, ya que los riesgos en este tipo de inversiones son grandes. A una empresa que está empezando la innovación fruto de la investigación puede darle un valor añadido a sus productos o servicios. Este valor añadido conseguirá que la empresa joven se coloque en poco tiempo a la altura de sus competidores o incluso por encima.

Las empresas que ya llevan algún tiempo en funcionamiento y luchan a diario por continuar al pie del cañón también pueden encontrar en la inversión en I+D+i una herramienta para conseguir ventajas competitivas. Si una empresa es líder en su actividad, invirtiendo en I+D+i afianzará ese liderazgo frente a sus competidores. Si no lo es, podrá reducir la brecha tecnológica que le separa de las empresas que están por encima.

La innovación mejora tu imagen y te hace más fuerte

No podemos olvidar que mientras nosotros nos quedamos pensando si invertimos en innovación es posible que nuestros competidores ya lo hayan hecho o lo estén haciendo. La inversión en I+D+i puede verse reflejada en los aspectos creativos y tecnológicos de la empresa mejorando los procesos de producción y captación. Además, una inversión en innovación repercute en la imagen de la empresa de cara a los clientes, los proveedores, los competidores y la comunidad, en general.

Una empresa que muestra una imagen de innovación es una empresa que sabe adaptarse a nuevas circunstancias y a realidades diferentes. Por eso mismo, sabrá sortear con mayor facilidad los periodos de crisis que puedan venir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.