Redacción Gedesco | 22 Mayo 2015 | Consejos para empresas

Por qué es tan importante que invirtamos en i+d

Por qué es tan importante que invirtamos en i+d

Los datos macroeconómicos marcan una senda que se podría calificar como ‘de recuperación’ para la economía española. Todas las instituciones económicas internacionales, así como las nacionales, coinciden en establecer varios periodos de crecimiento para España superiores al 2%, en la peor de las previsiones. Ante este alivio, una parte importante de los Presupuestos Generales del Estado, así como de las inversiones privadas de las principales empresas, deben ir a la investigación y el desarrollo. O, lo que es lo mismo, el i+d.

España va a contracorriente en comparación con sus socios europeos, en lo que a inversión en i+d se refiere. Sería conveniente cambiar esta tendencia puesto que, como veremos, nos jugamos mucho en el futuro de nuestra economía.

Datos de i+d en España

Según un informe realizado por Cotec, fundación para la innovación tecnológica, España no dejó de invertir en i+d durante los años que precedieron a la crisis. Destacan 1998, con un crecimiento de un 16,7% del gasto total en investigación y desarrollo, 2002, con un ascenso de un 15%, y 2006, con un crecimiento de la inversión en este ámbito que también fue superior al 15%. Frente a estas buenas cifras se sitúan otras bien distintas, y que se han producido durante la crisis.

En 2009 comienza un periodo de reducción del gasto en i+d que se inicia con una caída de 0,7%, y que tiene su máxima expresión hace tan sólo tres años. En 2012, la disminución de la inversión en i+d fue de un 5,6%. La cosa no ha quedado ahí. En 2013, último año del que se disponen datos sobre el gasto en i+d que realiza España, el descenso de inversión fue de casi un 3%, con respecto al año anterior.

Mientras que España ha menguado considerablemente el gasto en esta partida, la media de la Unión Europea ha aumentado. En 2010 creció a nivel continental un 4,1%. En 2011 más de un 5%. En 2012 casi un 4%, y en 2013, aunque en menor medida, ha vuelto a crecer. Un 1,5% más de inversión en i+d con respecto al año anterior.

Por tanto, queda claro que vamos a contracorriente en este sentido. En un ámbito en el que no deberíamos, puesto que como veremos a continuación, la apuesta por la investigación y el desarrollo genera nuevas patentes, nuevos procesos de trabajo más productivos y, en definitiva, facilita la creación de nuevas soluciones que nos hacen más competitivos en diferentes ámbitos.

España necesita vivir un proceso de reindustrialización para ser más competitivo a nivel global. Si no cuenta con propuestas de valor añadido, nunca podrá modificar el sector industrial, clave para la generación de nuevos emprendimientos y nuevas formas de negocio.

I+d: cuanto más pequeña es la empresa, más difícil es mantener la inversión

En España, el sector privado aporta algo más de capital a la inversión en investigación y desarrollo en comparación con el sector público. Concretamente un 53% frente a un 47%, respectivamente. La crisis ha sido el generador de la desinversión en el ámbito de la investigación, como demuestra el hecho de que las empresas más pequeñas son las que más han reducido esa inversión, empujadas por la falta de liquidez para enfrentar los costosos procesos de i+d. Porque, seamos honestos, el i+d no es barato. Volviendo a las cifras, las empresas de entre 10 y 49 empleados descendieron su gasto en esta partida, entre 2008 y 2013, un 44%. Si nos fijamos en las entidades de entre 50 y 249 trabajadores, veremos una caída en ese mismo periodo de un 22%. Las empresas con más de 250 empleados también dejaron de invertir, aunque recortaron sus presupuestos en menor medida, con un 16,5% de reducción.

I+d: por qué es importante

¿Quién gana más? ¿La fábrica que hace un coche o la marca que vende ese coche? El segundo es el que ha innovado para crear un nuevo concepto a vender, mientras que el primero es una parte del proceso del segundo que, en consecuencia, se lleva menos dinero. El que crea un nuevo concepto y tiene la patente es el que ha invertido en i+d y, por tanto, el que se lleva la mayor parte de ese pastel. Por eso es importante.

Otras noticias de interés

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.