Redacción Gedesco | 17 Diciembre 2013 |

¿Es Rusia un buen objetivo para la internacionalización de nuestra empresa?

Estrategia de internacionalización en Rusia

Probablemente nunca lo habías pensado, pero ¿por qué no invertir en Rusia? Dicho así suena un poco brusco. Sin embargo, en este artículo analizaremos las posibilidades de inversión que existen en el país más extenso del mundo y cuáles son los sectores más atractivos. Como cualquier otro mercado, el ruso tiene sus debilidades y sus oportunidades. Aquí intentaremos poner ambas en la balanza y veremos que no es tan descabellado pensárselo dos veces.

Algún escéptico habrá pensado ya en al menos dos inconvenientes para no entrar en el mercado ruso en lo que leía el primer párrafo. Es cierto que las barreras de entrada y la burocracia aumentan el precio de las mercancías y que muchos sectores allí están concentrados en unos pocos gigantes, fruto de la salvaje transición al capitalismo promovida por Boris Yeltsin.

Un mercado muy barato y en expansión

La primera de esas debilidades puede superarse de manera relativamente fácil teniendo en cuenta que el ruso es un mercado muy barato en comparación con otros del entorno. El aumento en gastos burocráticos se compensa fácilmente de esa manera. Además, los sectores concentrados son unos pocos. Hay otros, sobre todo el del lujo y, en general, los productos de consumo para una clase media cada vez más numerosa, en los que la entrada de empresas extranjeras puede ser muy beneficiosa.

La clase media rusa no sólo crece en número. Además, dispone cada vez de un mayor poder adquisitivo para el consumo. Es una clase media con un nivel educativo alto y una tasa de paro en mínimos históricos. Esos factores hacen que haya algunos sectores clave; a saber bienes de consumo, maquinaria, equipamiento y servicios de oficina.

Factores de riesgo y de oportunidad

Existen otros factores de riesgo que conviene tener en cuenta antes de decidirse por saltar al mercado ruso. Los principales pueden ser de tipo político. Con un régimen de partido único y ciertamente autoritario y una economía en exceso dependiente de los combustibles fósiles podría pensarse que existen razones de peso para no invertir en Rusia. Esa clase media de la que hablábamos antes ha crecido a la sombra del régimen, pero una caída en los precios del petróleo afectaría a todo el modelo.

Por otro lado, la mejor manera de comprobar la conveniencia o no de entrar en el mercado ruso es estudiándolo detenidamente. Para ello, existen varias ferias para empresas extranjeras con planes de exportación en Moscú y San Petersburgo que pueden ser una primera toma de contacto con este gigante desconocido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.