Redacción Gedesco | 26 Marzo 2014 | Financiación

Impacto de las fusiones de las cajas de ahorro

fusiones-cajas-ahorro-dificultades-empresa-financiación-alternativaUno de los objetivos de los posts que realizamos en el blog es ofrecer temas de actualidad. Y no hay un tema de más actualidad que las fusiones entre las cajas de ahorro. Y es que después de que se observaran ciertas irregularidades, no solo en el inicio de la crisis sino también en los años anteriores, en algunas de estas entidades se decidió iniciar un proceso de regulación que disminuyera la cantidad de cajas de ahorro en nuestro territorio y limitara su crecimiento.

Vamos a explicarte cómo ha quedado el panorama de las cajas de ahorro desde que empezara el proceso de reestructuración en 2010 y cómo las empresas se han podido ver afectadas por este proceso.

Evolución del sector de las cajas de ahorro

Al iniciar el 2010 había un total de 45 cajas de ahorros, de las que 43 se han visto envueltas en algún tipo de reestructuración, aunque sea mínimo, lo que supone un 99,99 % del total de activos totales medio del sector. ¿Qué nos demuestra esto? Que por mucho que haya algunas cajas que se encuentren saneadas, el ámbito de las cajas de ahorro ha tenido que dar un cambio de 360 grados para sobrevivir.

Pero, ¿de cuánto ha sido la disminución de las entidades? Digamos que de las 45 cajas de ahorros que se contabilizaban a finales del 2009, hemos pasado a contar 12 entidades o grupos de entidades, entre las que han desaparecido y las que se han fusionado.

Cómo ha afectado esta situación a las empresas

Si algo ha quedado claro es que esta reestructuración era necesaria para la economía. Sin embargo, como es natural, los usuarios de estas cajas de ahorro, que en muchas ocasiones son empresas, también se han visto afectados por estas medidas.

La disminución de las entidades y el proceso de cambio en el sector ha provocado que los empresarios tengan menos líneas de crédito, por lo que disponen de menos lugares a los que acudir para pedir prestado.  Es decir, que mientras antes una empresa podía obtener varios créditos de diferentes entidades bancarias, ahora tiene muchas menos posibilidades.

Esta disminución de la competencia bancaria también podría llevar acarreados incluso un aumento de determinados costes de los servicios que ofrecen las cajas de ahorro, como pueden ser las comisiones.

Además se ha producido un endurecimiento de las condiciones de concesión de créditos y préstamos, fomentándose de este modo el uso de otras alternativas de financiación. Y es que si hay algo que es realmente sano para la economía, es que una empresa tenga diferentes posibilidades de elección y con más razón si se trata de servicios de financiación, debido a su estrecha relación con la supervivencia de las empresas.

Otras noticias de interés

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.