Redacción Gedesco | 22 Abril 2015 | Economía para todos

Gastos que puedo deducirme en un negocio online

Gastos que puedo deducirme en un negocio online

Alquiler del local, oficinas, personal,… Gastos que los autónomos ‘de toda la vida’ pueden desgravarse, puesto que son aplicables a su actividad. El hecho de tener un negocio online no significa que desaparezcan estos gastos imputables, y que pueden ayudarnos a obtener liquidez y ahorrar en nuestra actividad. Cambia el tipo de gasto, pero el emprendedor o autónomo con negocios online también puede deducirse ciertos gastos, que repasamos con Miguel Ángel Bonfill de gestoríaporinternet.es.

-¿Qué gastos típicos de un negocio online puede desgravarse un autónomo o pyme?

Los negocios on-line tienen una serie de gastos muy frecuentes y entre los que podríamos destacar los siguientes:

-Diseño web

-Posicionamiento en buscadores (SEO)

-Community management

-Hosting y compra de dominios

-Publicidad on-line

Todo este conjunto de gastos se encuentran correlacionados con la obtención de sus ingresos por lo que son deducibles tanto a nivel de la imposición directa (IRPF e Impuesto de Sociedades) como indirecta (IVA), este último en la medida en que la actividad que desarrolle la pyme o el autónomo le dé derecho a la deducción, es decir que presten un servicio sujeto y no exento.

Así, por ejemplo, un negocio virtual de asesoramiento jurídico desarrollado por un abogado tendrá como gasto deducible, entre otros, el servicio que le haya ofrecido el diseñador de su página web, siendo también deducible la cuota de IVA soportada en la operación.

Otro aspecto a destacar de los negocios virtuales, entendidos éstos en su vertiente más amplia (desde comercio electrónico a servicios b2b) es su apertura a otros mercados, especialmente el de la Unión Europea. Y no estamos hablando necesariamente de grandes corporaciones, la práctica totalidad de nuevos emprendedores que operan en Internet, en mayor o menor medida, adquirirán publicidad en las redes sociales, en buscadores, contratarán servicios profesionales y por supuesto ofrecerán sus productos y servicios fuera de España. Es por ello que un elemento a tener en cuenta a nivel tributario es el alta en el Registro de Operadores Intracomunitarios para permitir la correcta fiscalidad, especialmente a nivel de deducibilidad en la imposición indirecta de las operaciones a desarrollar dentro de la UE.

-¿Se procede, en este tipo de gastos, de la misma manera que en otros más convencionales (como por ej. el alquiler de un local)?

Sí, siempre hay que tener en mente en cada caso el negocio que se está desarrollando. Si el gasto en cuestión es necesario y está vinculado con la obtención de ingresos será deducible. Al final lo importante es la coherencia y el sentido común en las deducciones. No difiere tanto un negocio on-line de uno físico, hay una serie de inputs necesarios para la obtención de unos outputs, o como lo definiría la teoría económica una combinación de recursos humanos, materiales y de capital para la obtención de un producto. Todo aquello que demostrablemente sea necesario para la consecución del fin del negocio podrá ser deducible.

A nivel práctico la sociedad o el autónomo deberán guardar los justificantes del gasto efectuado, es decir, la factura completa, entendiendo como tal aquella en la que aparecen los datos fiscales del adquirente, y que figuren registrados en los libros-registro.

Finalmente, el funcionamiento de los bienes de inversión, será el mismo que se daría en un negocio convencional. Aquellos bienes de los que se espera obtener un beneficio o rendimiento económico durante más de un año serán una inversión, lo que supone que el importe de adquisición no se imputará enteramente como gasto del ejercicio, sino que se irá amortizándo fiscalmente según tablas oficiales. En caso que el importe no exceda de 300 € se podrá amortizar el 100% en el primer ejercicio.

 

-¿Si se vende productos por Internet, y se almacenan en casa, se puede deducir el uso de la vivienda como gasto?

La proyección de actividades económicas desarrolladas desde la propia vivienda, especialmente las vinculadas a los negocios on-line, ha sido enorme en los últimos tiempos y viene dada por dos factores clave, el nivel de desarrollo tecnológico doméstico y la proliferación del trabajo freelance. A nivel tributario, la deducibilidad de los gastos asociados al inmueble usado como vivienda y como centro del negocio es un tema muy recurrente.

En primer lugar deberemos señalar que la parte de vivienda a usar en la actividad estará indirectamente afecta a la actividad, ya sea como centro administrativo o como almacén. Deberemos indicar los metros cuadrados a ocupar por la actividad y el porcentaje que representan del total del inmueble. A partir de aquí las dudas casi siempre vierten en la misma dirección, qué gastos de la vivienda se podrán deducir?

La Dirección General de Tributos, a través de Consulta 1073-04 establece dos grupos de gastos asociados a la vivienda:

-Los suministros, tales como agua, electricidad, gas o teléfono no serán deducibles, en ningún porcentaje.

-Aquellos gastos derivados de la titularidad de la vivienda, en cambio, sí que serán deducibles en la proporción a la parte de la casa afecta a la actividad. Sería el caso del IBI, la comunidad o la propia amortización de la vivienda

Otras noticias de interés

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.