Redacción Gedesco | 10 Marzo 2016

Gastos no deducibles según la Ley del Impuesto de Sociedades

Gastos no deducibles según la Ley del Impuesto de Sociedades

Toda empresa tiene una serie de gastos para desarrollar su actividad. Algunos de ellos son deducibles, es decir, susceptibles de rebaja, descuento o compensación. A continuación veremos los gastos que tiene una Sociedad y cuáles puede y cuáles no deducirse.

Las retribuciones de los fondos propios

En este grupo se encuentran los dividendos, las primas por asistencia a juntas, los bonos de disfrute, la distribución de reservas, las partes del fundador y las participaciones en los beneficios de la entidad cuando no corresponden a la retribución de los administradores.

Impuesto sobre Sociedades

Los gastos o ingresos generados de la contabilización del Impuesto de Sociedades tampoco se pueden deducir.

Multas y sanciones

Las multas y las sanciones penales y administrativas, las liquidaciones y autoliquidaciones, los recargos de apremio y los recargos presentados fuera del plazo de declaraciones no son deducibles mientras que los intereses de demora por fraccionamientos o aplazamientos y los derivados de las actas de inspección si son deducibles.

Perdidas en el juego

Los importes dedicados a los juegos no pueden ser deducibles. Sin embargo, los gastos realizados para la obtención de ingresos derivados del juego sí pueden ser deducibles.

Donativos y liberalidades

Hacen referencia a la entrega de bienes y dinero sin recibir ninguna contraprestación. Las donaciones realizadas a fundaciones o entidades sin ánimo de lucro no serán deducibles en su condición de gasto, pero si cabe la posibilidad de aplicar una deducción en la cuota íntegra.

Donaciones a fondos internos de pensiones

No son deducibles las dotaciones o fondos internos dirigidos a las contingencias en la jubilación, incapacidad, dependencia y fallecimiento.

Operaciones con paraísos fiscales

No son deducibles los gastos de las operaciones realizadas en paraísos fiscales o que sean pagados por personas o entidades que residan en los mismos. La excepción es que el sujeto pasivo verifique que el gasto devengado corresponde a una operación efectivamente realizada.

Gastos financieros de deudas con entidades del grupo

Estos gastos no son deducibles a no ser que se acrediten motivos económicos válidos para que se puedan realizar estos gastos.

Indemnizaciones por despido

Los gastos que superen el 1.000.000 de euros o los límites establecidos en el estatuto de los Trabajadores en el despido improcedente no serán deducibles.

Pérdidas por deterioro

Hace referencia a las pérdidas por deterioro de los valores representativos de la participación en el capital de las entidades o de sus fondos propios, los cuáles no son deducibles.

Rentas negativas de establecimiento permanente o UTE

Las rentas negativas generadas en el extranjero por medio de un establecimiento permanente o por miembros de la Unión Temporal de Empresas no serán deducibles.

Gastos no deducibles para las entidades sin fines lucrativos

Serán gastos no deducibles aquellos que sean imputables a las rentas exentas, los importes de la amortización  de elementos patrimoniales (no explotaciones económicas) y las cantidades relacionadas con resultados.

Gastos no deducibles para establecimientos permanentes

Los gastos realizados por el establecimiento permanente en su casa central por cánones, comisiones, contraprestación de servicios de asistencia técnica, por intereses y derechos no serán deducibles al igual que el coste de los capitales propios de la entidad.

 

Este artículo pertenece a la categoría: