Redacción Gedesco | 4 Agosto 2014 |

¿Fuga de cerebros o movilidad laboral?

movilidad-laboral-fuga-cerebros-crecimiento-formación-trabajo-empresas

Nadie puede negar que mientras en los años precedentes a la crisis en España éramos un país en el que se recibía más gente de la que se marchaba, desde hace cinco años esta tendencia ha dado un vuelco y ahora son más los que quieren marcharse que los que entran en España. De hecho, según los datos provisionales del INE, entre el 2012 y el 2013 se produjo una salida de más de 540.000 personas, lo que supuso un aumento del 22,7% interanual.

Pues bien, en torno a la innegable cuestión de que la gente se va fuera de nuestro país huyendo del paro y en busca de una oportunidad en el extranjero, se ha planteado otra problemática: ¿provocará esta salida de población efectos negativos sobre la economía cuando cambie la tendencia de crecimiento de la economía?, ¿estamos perdiendo a nuestros mejores profesionales por falta de oportunidades o solo se está produciendo un ajuste en el mercado de trabajo?

En este sentido, hay dos posturas bien diferenciadas. Veamos en qué consiste cada una de ellas.

Fuga de cerebros

La vertiente que opina que de un tiempo a esta parte se está produciendo una fuga de cerebros de España asegura que en los próximos años esto supondrá una pérdida irreparable para nuestra economía y para las empresas.

Y es que para las empresas puede suponer no contar con profesionales lo suficientemente preparados, argumentando que los que hayan conseguido destacar en una materia determinada no se quedan en nuestro país por la falta de recursos y que ello supone una pérdida enorme de talento. Este es uno de los motivos por los que algunas posturas dentro de esta opinión se refieren a esta emigración como “exilio forzado”.

Ajuste del mercado de trabajo

Los que defienden esta teoría aseguran que tenía sentido hablar de fuga de cerebros cuando había pocos universitarios, pero que no es el caso actual de España, donde no todos los universitarios que hay son sobresalientes. Y es que según este punto de vista, los que realmente destacan en sus ámbitos de trabajo son captados rápidamente por las empresas y por tanto estas no se verían afectadas por la salida al extranjero de muchas personas.

También se argumenta que no todas las personas que se están marchando al extranjero tienen una alta preparación formativa, por lo que tampoco podríamos referirnos a este movimiento migratorio como fuga de cerebros.

Tú qué crees que es, ¿fuga de cerebros o simplemente movilidad?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.