Redacción Gedesco | 8 Agosto 2014 |

Formas de renovar la flota de vehículos de empresa

vehículos-empresa-financiación-leasing-Gedesco-rentback

Muchas empresas necesitan a diario una buena flota de vehículos para llevar a cabo su actividad. Pero claro, con la falta de financiación y de recursos uno de los primeros factores que las empresas tienden a reducir es precisamente la inversión en esta flota de vehículos. Sin embargo, algo está cambiando, porque según unos datos recientes del Observatorio del Vehículo de Empresa, el 20% de las grandes empresas españolas planean renovar su flota de vehículos en los próximos tres años. Datos muy positivos y que incrementarían en un 10% el parque total de coches de empresa, según ha explicado el responsable de este organismo, Alejandro Madrigal.

La actitud conservadora que se ha mantenido hasta ahora con respecto a la renovación o ampliación de coches de empresa no ha hecho sino ralentizar el crecimiento de muchos negocios. Y es que aunque pueda suponer un ahorro de costes, una renovación de coches puede ahorrarnos muchos gastos de mantenimiento a la larga, así como la ampliación de la flota puede ofrecernos aumentos productivos.

Además, hoy día, existen muchas facilidades para llevar a cabo esta transformación en la empresa, ¿quieres saber cuáles?

Financiación de coches

La financiación es la estrella a la hora de hacernos con un coche, tanto a nivel personal como empresarial. En este sentido, existen productos financieros específicos para la adquisición de coches de empresa, por lo que suelen contar con unas condiciones bastante ventajosas que en muchos casos cubren casi por completo la financiación del coche. Por ejemplo, la financiación de coches de Gedesco cubre hasta el 80% de la financiación total del vehículo.

¿Leasing o renting?

Pero en lo que se refiere a la flota de vehículos, la compra no es la única posibilidad que le queda a la empresa. También puede alquilar su uso, con o sin opción a una compra futura.

En el caso del leasing, a través de la firma de lo que comúnmente se conoce como arrendamiento financiero, tendríamos derecho a utilizar uno o varios vehículos durante un tiempo concreto a cambio de unas cuotas determinadas. Una vez terminado el plazo, podemos comprarlo, devolverlo o ampliar el contrato de arrendamiento.

Por otro lado, con el renting no se suele contemplar la posibilidad de comprar el vehículo pasado un tiempo determinado pero con lo que sí que cuenta es con una serie de ventajas fiscales con respecto al leasing.

Además, dentro el propio leasing o renting, podemos encontrar diferentes modalidades como el lease-back o el rent-back. La elección de una opción u otra dependerá de las necesidades de nuestra empresa, pero desde luego no será por variedad, ¿no crees?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.